vista

vista

Páginas

jueves, 9 de octubre de 2014

El orégano silvestre

El orégano, Origanum Vulgare, es una planta que forma una especie de arbusto de 45 centímetros de alto, los tallos, a menudo de coloración rojiza, se ramifican en la parte superior y están carentes de hojas en las inferiores. Estas nacen opuestas, con forma oval y anchas, miden unos dos o cinco centímetros. 
Las apretadas inflorescencias terminales, de color blanco o rosas, están muy ramificadas y protegidas por diminutas hojas de color rojizo. Su nombre significa “la alegría del monte”. 

En Abaurrea Alta -que es un pueblo montañés la mar de alegre- esta planta abunda y es muy fácil encontrarla en la orilla de prácticamente cualquier camino que tomemos, así como en nuestro paseo circular por el monte San Miguel.

En toda la planta se hallan unas glándulas que son responsables de su aroma, esta esencia es de color amarillo limón y esta compuesta por un estearopteno (el componente más sólido de un aceite volátil) y dos tipos de fenoles diferentes (el carvacrol y el timol) las raíces contienen estaquiosa y el tallo taninos. Todas las variedades de orégano proceden de la zona del Mediterráneo y están emparentadas con la mejorana.  
Detalle de la flor, Foto de Juan Gastón Alonso
Se cuenta en la mitología griega que fue Afrodita (diosa del Amor, equivalente a la Venus romana) quien plantó el primer orégano y le otorgó su aroma característico para hacer más felices a los hombres. Esta planta adornaba los cabellos de los novios en las nupcias de Grecia y Roma, era plantada alrededor de las casas para alejar malos espíritus y llevada en los bolsillos para atraer la buena suerte.  
Preparación de una boda en la Grecia clásica
Se han estudiado sus propiedades medicinales y se le conoce acción antioxidante por su alto contenido en ácidos fenólicos y flavonoides, antimicrobiana, especialmente contra cepas de Listeria Monocytogenes y el Staphylococcus Aureus, también se considera tónica y muy digestiva. En la medicina popular, se han usado infusiones con la planta para tratamientos antitusivos, esta infusión también es muy eficaz en tratamientos de la diabetes. 

Vista general de la planta
Hipócrates lo usaba como antiséptico y para curar dolores de estómago y diversas enfermedades respiratorias, en Grecia aún se utiliza como paliativo del dolor de garganta y en Austria se usaba en té o pomada para tratamientos de trastornos gastrointestinales, del tracto respiratorio y del sistema nervioso. También es un buen fungicida y mata a una gran cantidad de parásitos internos y externos (desde lombrices hasta piojos)

En gastronomía, se usan sus hojas secas cómo condimento, así como sus flores –que tienen distinto aroma y sabor- es el aderezo ideal para infinidad de platos de pasta y carnes. Es una planta ideal para tenerla en casa, prefiere suelos bien drenados y lugares soleados pero resiste la helada y precisa de poco riego.

Para hacer té de orégano mezclaremos hojas y flores secas recogidas en verano con agua hirviendo, las dejaremos 10 minutos reposando y colaremos. Esta infusión ayudará al sistema respiratorio, mejorará la digestión y calmará dolores de cabeza, de encías o menstruales. Esta misma tisana se puede añadir al agua del baño para gozar de sus efectos tónicos y relajantes.

Para hacer aceite, ideal para curar varias afecciones cutáneas y combatir el acné, mezclaremos flores secas con aceite de oliva y lo dejaremos macerando en un lugar oscuro de 4 a 5 semanas. Añadiendo unas gotas de aceite al champú eliminaremos cualquier infección del cuero cabelludo y usado de manera tópica en masajes ayudará a una mayor relajación de los músculos, mejorará el reuma.. etc
¡no sólo sirven las hojas! con las flores secas prepararemos tisanas, acéites...
Debido a que es un estimulante de las paredes uterinas esta altamente contraindicado para mujeres embarazadas.

Sus flores secas aguantan un año y son usadas para decorar envoltorios de regalo o rellenar cestas, también podemos guardarlas en un saquito y meterlas en cajones y armarios, de este modo, llenaremos nuestro hogar con la alegría del monte.

Valores Nutricionales del Orégano, 100 gramos: Agua 9,93 gr, Energía 265Kcal, Proteína 9 gr, Lípidos 4,28 gr, Fibra 42,5 gr, Azúcares 4,09 gr, Calcio 1,597 mg, Hierro 36,80 mg, Magnesio 270 mg, Fósforo 148 mg, Potasio 1,260 mg, Sodio 25 mg, Zinc 2,69 mg, Tiamina 0,177 mg, Riboflavina 0,528 mg, Niacina 4,640 mg, Vitamina B6 1,044 mg, Vitamina A 1,701 IU, Ácidos grasos saturados 1,551 gr, Ácidos grasos monoinsaturados 0,716 gr y Ácidos grasos polinsaturados 1,369gr. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario