vista

vista

Páginas

lunes, 17 de noviembre de 2014

El Sarrio


El sarrio (Rupicapra Pyrenaica) pertenece a la familia Bovidae y a la subfamilia Caprinae, siendo así, se asemeja físicamente a la cabra aunque es más pequeño y estilizado. 

Se conocen 10 subespecies de Rupicapra (dependiendo del macizo montañoso en dónde habitan) agrupadas en dos. Al Rupicapra Pyrenaica Pyrenaica se le conoce como Becerro Pirenaico (Castellano), Sarrio (Euskera), Sarri (Catalán), Pyrenäengense (alemán), Isard (Francia) o Pyrenean chamois (Inglés).

Ambos sexos tienen cuernos en forma de garfio de color negro o marrón oscuro, los de los machos son ligeramente mayores, de unos 15 centímetros. Estos cuernos crecen anualmente, de manera rápida a partir de marzo y de manera lenta durante el invierno, este hecho hace que junto a la dentición, los segmentos de la cornamenta sirva para determinar la edad del individuo. 
Los machos tienen el cuello más ancho que el de las hembras y su altura a cruz es ligeramente mayor. (Hembras 61-77 cms, Machos 69-84 cms) También los machos son más pesados, de 22 a 28 kilos. 

Se trata de una especie mayoritariamente cinegética pero en Navarra esta prohibida su caza debido a la escasez de individuos. 


Habitan en macizos montañosos a una altura superior a los mil metros (de 1.000 a 2.800 m). Esta adaptado a la vida de montaña, usando zonas altas de vegetación abierta, fuertes pendientes y refugios. 

Poseen dos glándulas cutáneas parietales justo detrás del nacimiento de los cuernos, estas glándulas segregan el olor característico a cabra y los machos suelen usarlas para, frotándose con ramas bajas de los arbustos, impregnar su olor y marcar el territorio. 
Ante cualquier amenaza, el sarrio resopla y patea el suelo con las patas delanteras encarándose en dirección al objeto de alarma. 

El color de su capa varía de verano a invierno, en verano su pelaje es más corto y duro que en invierno. 

El Sarrio es un animal típico del piso subalpino que en la mayor parte de nuestras montañas fue deforestado por el hombre para ganar superficie de pastos. Es por tanto ecotonal, moviéndose entre el límite superior del bosque y los pastos supraforestales. -En primavera, a medida que se funde la nieve, los grupos de sarrios se desplazan progresivamente en altitud aprovechando la hierba tierna que brota entre las manchas de nieve
-En verano suele ocupar las máximas altitudes, generalmente por encima de la ubicación de los rebaños de ganado y a ser posible lejos de los puntos de interferencia humana. La proximidad a zonas de escape es un factor muy importante cuando se encuentra en espacios abiertos, por lo que a menudo se le observa cerca de roquedos. En espacios no cinegéticos, se vuelve más tolerante a la presencia humana. 
-En otoño, durante la época de celo, desciende en altitud y suele ocupar terrenos abiertos con pasto denso o ralo, en donde la vigilancia y defensa de los harenes es más fácil.
-En invierno, con exposiciones sur, ocupa el límite superior del bosque, aprovechando el pasto aparentemente seco que aparece entre las manchas de nieve. 
En exposiciones norte, y después de las nevadas tardías de primavera prefiere pendientes fuertes y rocosas donde se acumula poca nieve.



En verano la temperatura juega un papel importante en el hábitat que ocupa. A primeras horas de la mañana abandonan las zonas escarpadas donde pasan la noche generalmente con poca actividad, para ocupar las praderas subalpinas donde pastan hasta que el calor comienza a apretar Entonces vuelven a enriscarse o buscan la sombra de la pared de algún risco próximo.
Si están cerca del bosque entonces buscan la sombra de algún árbol, por lo general en zonas con buena visibilidad. Cuando están pastando en zonas abiertas de brezo, no desechan la protección de que les ofrece el matorral para sestear y rumiar. Cuando el calor comienza a aflojar a últimas horas de la tarde abandonan las zonas de sesteo, para ocupar de nuevo las zonas de pastoreo hasta la llegada de la noche.

La queratoconjuntivitis ha sido la única epizootia importante en los últimos 40 años que ha tenido una incidencia notable en los efectivos del rebeco pirenaico. A partir de los años 80 a ido afectando a una gran parte de la población causando grandes mortalidades: Los sarrios se vuelven ciegos y se despeñan. 

Si queréis saber más sobre Sarrios, Aquí hay un documento PDF muy completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario