vista

vista

Páginas

lunes, 23 de febrero de 2015

La inseguridad de tus dispositivos (Parte I)

Aquí va una de estas entradas que cuesta escribir. Sé lo que quiero contaros pero aún me falta saber por dónde empezar.

Me lo he pasado bien redactando esto.
Si lo leéis podéis pulsar aquí 
Tienen mil estrategias de engañabobos. Ninguno leemos la letra pequeña porque es demasiado pequeña y/o va demasiado rápido durante el anuncio.

Lo mismo en la red, para cada servicio hay que afirmar haber leído unos términos de contrato que nadie lee ni entiende, pero cómo sólo hay dos opciones para marcar “he leído entiendo y acepto” o “no voy a usar el servicio” todos decimos que si lo hemos leído y no sólo eso, que lo entendemos perfectamente, pese a estar escrito en una terminología de abogados y en un idioma extranjero.

¿Qué ocurre si no has entendido lo que dice pero quieres entenderlo antes de usar el servicio? ¿Quién puede aclararte las dudas? Habría que buscar en toda esa letra pequeña que no se entiende por si hay que escribir un e-mail, mandar una carta, llamar a un número de teléfono o preguntar por twitter. (Para escribir un e-mail, tener línea de teléfono o registrarte en twitter también encontrarás más clausulas de condiciones de contrato que no entenderás.)

Nos complican en exceso con el pretexto de hacernos la vida más sencilla.

También vivimos bajo la falsa sensación de lo gratis. Yo también he mandado kilos de emboltorios de sugus para tener una mountain bike, recuerdo el anuncio cómo si lo tuviera delante pero no sé si después de recibir las cartas y contar los envoltorios para enviar la mountain bike quedaría mi dirección en un archivo. No recuerdo la letra pequeña. Quizás por culpa de eso durante cierto tiempo teníamos cartas de publicidad a nombre de mis padres dónde no anunciaban caramelo alguno. Pasa lo mismo con las muestras gratuitas. No son gratuitas más que cuando te las dan en la tienda sin haber dado ningún dato a cambio.

Si algo es gratis el producto eres tú.




No he leído ni las condiciones de servicio de Facebook así que he jugado a cascoporro desde que me registré. En la ventana dónde sugieren otros juegos a veces salían con un cartelito que ponía ON SALE en rojo, si sois jugones seguro que os suena haberlo visto en muchísimos juegos y, si llevas tiempo usando la red social habrás podido ver cómo un juego que antes era un RPG de estrategia en la que matabas orcos a machetazos pasa a ser un juego de cocina o peluquería.

Mi guerrera lvl 80 ha cambiado su hacha por unas
tijeras de peluquería. La semana pasada hacía pasteles.
Si juegas a un juego le estas dando una serie de permisos al desarrollador. Esos permisos han ido evolucionando, todos te piden la lista de amigos, el e-mail, el nombre pero la aplicación cambia sin que nos demos cuenta (te avisará de que se ha actualizado para ofrecerte mejores gráficos o un nuevo evento, o cualquier otra chorrada de esas que nos encantan a los jugones pero además le habrás dado permiso a que tengan acceso a más cosas tuyas y de terceros.

El 31 de Diciembre nos habían avisado de que se produciría un cambio en Facebook España y, para mi alegría, la gestión de aplicaciones se ha “simplificado”.

Yo uso ordenador así que si te conectas desde tablet, teléfono o cualquier pantallita con luces que no sea un ordenador el tutorial que pongo no te valdrá de mucho. Habrá formas de hacerlo pero no voy explicarlo. 

Tienes juegos y otras apps de esas que son gratis. Las verás en la barra de la izquierda. 


Si pasas el puntero al lado del icono de la aplicación aparece una rueda que esta escondida. Si pinchas sobre ella verás 3 opciones, la primera para moverla de sitio y la última para eliminarla. Para saber a qué les das permiso y activar o desactivar opciones has de pulsar sobre Editar la configuración. Hace tiempo que no trasteaba en las aplicaciones y en enero figuró, como novedad, marcada automáticamente en todas las aplicaciones algo que llaman acceso a radio y frecuencia o algo así. Hay cosas que se pueden activar y desactivar y cosas que no puedes desactivarlas para seguir jugando. Cuantas más veces haya salido la aplicación con el letrerito de "On Sale" más veces ha cambiado de manos y has ido dando acceso a diferente tipo de información. 

Las que están marcadas aparecen en azul, si se pueden activar o desactivar aparecerán más oscuras. Tendréis un despegable y podréis ir bajando la ruedita para verlas todas. Las últimas cosas que salen son varios enlaces por si te apetece leer lenguaje técnico de redacción legal en idiomas varios. A la hora de eliminar una aplicación hay que tener presente un número que figura en la sección de ayuda a los desarrolladores. Ese número, por lo que he deducido, es el mismo sea cual sea el desarrollador. + + + + + + + + + + + Si quieres seguir usando la aplicación lo más gratuitamente posible deberías des-seleccionar todas las que te permita y valorar si es necesario para jugar que tengan acceso, por ejemplo, a tu álbum de fotos, por no mencionar ya el de tus amigos. + + + + + + + + + + +  + + + + + + + + + + + +  + + + + +  + + + + + Los jugones jugamos a los juegos por temporadas, y si que hay muchas aplicaciones que eliminas pero otras no llegas a hacerlo.

Es importante eliminar las que no utilices pero también hacer un seguimiento a la inversa así que apúntate, al menos, la ruta de acceso al juego que usa facebook. (cuando juegas al juego lo que pone en la barra de dirección, https://apps.facebook.com/eljuegoquesea)

En la lista de apps (juegos y aplicaciones) que tenía en mi cuenta personal creada en 2008 conservaba varios juegos de esos que han cambiado de manos. Me escandalicé con muchísimos pero la palma se la llevó Brain Buddies (o algo así) era y es un juego tonto para competir contra tus amigos en juegos de lógica, cálculo númerico, cálculo espacial... 

Una imagen a mala resolución vale más de mil palabras


Nunca había visto que una aplicación tuviese acceso a mis notas y menos aún a las de mis amigos, ¿acceso a fotos compartidas conmigo? osea, que si tengo 4.900 amigos y de esos 4.000 comparten, ya no de manera pública sino con "amigos" una foto cualquiera (de abuelos, hijos, nietos, mascotas, postres...) esta aplicación tenía el derecho a descargarla tal cual, mediante un proceso automático. 

Pero, ante todo, calma y tranquilidad. Una buena sopa de cerveza y a enseñaros a configurar cómo evitar que este contenido sensible caiga en manos de vete-tu-a-saber-que-compañía-que-luego-hará-con-ella-lo-que-le-salga-de... 



Al pinchar, clicar o cómo queráis decirlo en Editar saldrán las opciones para decidir qué pueden coger de nuestro historial de Facebook todas esas aplicaciones que usan nuestros amigos. 



En este caso y sólo para poner el ejemplo la nosequé granja de Ranita del Charco y el juego criminal de buscar objetos de Benicio Arriegi se llevará el dato de cuando estoy conectado. Además de mi nombre. 


¡Una vez que hayáis des-seleccionado todo no os olvidéis de Guardar!

¡Hasta aquí la primera parte! Volveré el Jueves con algo breve y sencillo de escribir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario