vista

vista

Páginas

lunes, 23 de marzo de 2015

La ermita de San Joaquin



A San Joaquin lo tenemos cómo patrono del valle. Su Ermita está encaramada en un alto de Aribe cerca de la carretera que conduce a Villanueva - Iriberri. 


Esta ermita al igual que tantas otras se vio arruinada en el año 1794 durante la guerra de la Convención, se destruyó el pavimento y el retablo, tres años más tarde se habilitó para la misa y para las procesiones que se llevaban a cabo desde todo el valle. 
   
Es una construcción rectangular muy sencilla que se reformó en 1831, fueron adosados dos cuerpos en el lado del evangelio, uno para la sacristía y la escalera para acceder al coro de madera que se encuentra a los pies del edificio.




La cubierta es de teja plana. 

Tiene un armazón de madera que sostiene la doble vertiente de la techumbre. En el exterior, 4 contrafuertes en talud por el lado de la epístola, los dos centrales flanquean una puerta adintelada sobre la cual figura la fecha de la reforma. 

En el interior, en el muro de cabecera hay unas pinturas neoclásicas y tres hornacinas para albergar esculturas de bulto. La central, se supone que albergó una talla barroca de San Joaquin y María de niña que podemos ver en la actual parroquia

El retablo procede de la ermita San Esteban de Orbaiceta. 

Anualmente se realiza una romería desde los 9 pueblos del valle






No hay comentarios:

Publicar un comentario