vista

vista

Páginas

sábado, 18 de abril de 2015

Aria según el Madoz



Pueblo de Aria, fotografía de Ernesto López
Del ayuntamiento y valle de Aezcoa, en la provincia, audiencia territorial y capitanía general de Aoiz (5 leguas), merindad de Sangüesa (10), diócesis de Pamplona, arciprestazgo de Ibargoiti. Situado entre dos montañas donde le combaten principalmente los vientos del norte, por cuya circunstancia el clima es bastante frío y saludable, aunque a las veces suelen padecerse réumas y catarros. 

Tiene 28 casas de mediana fábrica, la municipal en cuyo recinto se halla la cárcel pública, una escuela de primeras letras frecuentada por 26 niños de ambos sexos y dotada con 600 reales anuales, una iglesia parroquial bajo la advocación de San Andres apóstol servida por un cura párroco llamado abad y dos ermitas tituladas Santiago y San Miguel, que están fuera del pueblo en sus respectivas alturas.

Dentro del mismo brotan tres fuentes de puras y cristalinas aguas que aprovechan los habitantes  para su gasto doméstico. Confina el término por el norte con el común de Aezcoa (1 legua), por el este con el de Orbara (igual distancia) por el sur con el de Aribe (1/8) y por oeste con el de Garralda (1/4). 



El pueblo de Aria (arriba a la izda) Abajo Aribe, a la derecha la ermita de San Joaquín. Foto de J.Etxegoien

El terreno es muy escabroso y estéril, cubierto de elevadas montañas en cuya fragosidad se guarecen muchos animales dañinos como lobos, zorros y jabalíes, y se alimenta abundante caza de perdices, liebres, conejos, corzos y cabras montesas.

Nacen en diferentes puntos varios manantiales de aguas escesivamente frías pero delgadas y saludables, las que utilizan los ganaderos para abrevadero de los ganados, sin poderlas destinar al riego ya que no lo permite la gran escabrosidad del terreno. 

Este tiene un cultivo de 259 robadas y aún podrían laborearse muchas más, especialmente las concejiles. La parte inculta y crial comprende algunos trozos donde se crían roble, hayas y otros árboles a propósito para la construcción civil y náutica y en todo el término hay abundantes y sabrosos pastos para toda clase de ganados. 

Los caminos conducen a Orbara, Aribe, Garralda, Burguete y Bordas y se encuentran en malísimo estado.

La correspondencia se recibe de Pamplona por un balijero que hay para todo el valle, llega y sale los miércoles y sábados de cada semana.

Produce trigo, avena cebada, jiron, habas, patatas y algunas legumbres, en cantidad insuficiente para el consumo de la población. Cría ganado caballar, de cerda, vacuno, lanar y cabrio. 


Foto de Eugenio Pérez



Comercio: exportación de ganados y lana e importación de géneros de comer y vestir. 

Población de 43 vecinos, 218 almas. Contribución con el valle de Aezcoa, los naturales de este pueblo, conforme a privilegios de los reyes, eran nobles, así como el resto de los habitantes del valle.

Fue reducido a cenizas por los franceses en tiempo de la república. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario