vista

vista

Páginas

sábado, 20 de junio de 2015

El Arrendajo

El arrendajo, Gaig en catalán, Gaio en Gallego, Eskinosoa en euskera y Garrulus glandarius  cómo nombre científico es un ave de tamaño mediano de la familia de los Corvidae. 


A diferencia del resto de cuervos, este presenta un plumaje claro de colores avellanados y diversas manchas blancas, negras y azules..

Su nombre científico Garrulus, parlanchín o hablador en demasía, hace referencia a la cantidad de sonidos que puede imitar, desde reclamos de otras aves hasta maullidos de gatos, razón por la cual se le ha capturado y comercializado, no obstante, es un ave que no tolera el cautiverio. Su mismo nombre en castellano “Arrendar” viene a señalar su habilidad para imitar. Su sonido característico es un grito muy sonoro a modo de “KRAA KRAA” cuando se ve amenazado. Bajo esta misma circunstancia de estrés también se ha observado como eriza el penacho de plumas que tiene en la base del cráneo.

Es un ave solitaria que se extiende por toda la región paleártica, desde el noroeste de África hasta Japón pasando por  Siberia. En la península es más común verlo en regiones con amplios bancos forestales, su hábitat por naturaleza. 

Huye de lugares poblados por el hombre y de enclaves transformados, es por ello que su población se ve mermada año tras año, sus bosques favoritos son los robledales, de coníferas y abetales. La abundancia de la especie se relaciona con la madurez de la masa forestal.


De aspecto rechoncho, mide unos 32-34cms de largo y de 54 a 58 cms de envergadura alar, los machos tienen las alas de un tamaño ligeramente mayor que las hembras.

El plumaje, muy característico, es de color avellanado o pardo con el vientre blanco hasta la cloaca, la base del cráneo es estriado en blanco y negro, las alas son negras con una mancha marrón y con las plumas de cobertera azul brillante a franjas negras, en la cara bajo su fuerte pico un par de manchas negras en forma de gota horizontal. La cola es larga y negra (más corta en ejemplares jóvenes) pesa de 180 a 200 gr. Ojos grandes y vivaces.

Los más jóvenes tienen colores apagados y no tienen estrías en el cogote, del primer al segundo año desarrollan los colores vivos azules en las alas, pero las franjas aún no están bien definidas y muestran un aspecto irregular, los adultos poseerán estas franjas muy marcadas así como el estampado estriado en la cabeza.

El adulto realiza una muda total en verano y los jóvenes, por esas mismas fechas, una parcial.

Anida en ramas altas, el nido es construido por ambos sexos a base de ramitas apiladas de forma holgada y recubierto en el interior con fibras de raíces, mide unos 14 cms de alto.

La puesta es de 4 a 9 huevos en los meses de Abril y Mayo, estos miden unos 3 cms y son de color verde pálidos, serán incubados por la hembra durante 16-19 días, los polluelos permanecerán en el nido unos 20 días siendo alimentados por ambos sexos, tras este periodo se quedarán cerca de sus padres durante un mes.

Es una especie sedentaria, aunque durante el otoño recorre pequeñas distancias para recolectar alimento.  

Su dieta es variada y aprovecha los recursos tróficos del hábitat, desde frutos hasta pequeños vertebrados, pasando por huevos de otras aves.

Está catalogada mundialmente como especie de preocupación menor: al ser capaz de aprovechar cualquier tipo de bosque parece que su permanencia está asegurada.

El simpático arrendajo tiene dos comportamientos propios de su especie y muy curiosos, el primero de ellos es el de recolectar y almacenar comida para el invierno.

Transporta frutos (las bellotas son sus favoritas), migas de pan y demás sustento escondiéndolo entre las cortezas de los árboles. Lo hace de manera muy activa, contándose hasta 13 vuelos por hora y se han encontrado más de 4.500 bellotas almacenadas en una temporada. En ocasiones se olvida de ellas, por lo que colabora y muy activamente en la formación de nuevos bosques. Su comportamiento obsesivo de almacenar comida es lo que lo lleva a recorrer cortas y medianas distancias en otoño, hasta de 6 kms, es algo tan arraigado en él que en épocas de hambruna se le ha llegado a ver transportando piedras.  

El otro comportamiento peculiar es que parece disfrutar hostigando hormigas, se piensa que lo hace para que trepen sobre ellos liberando su ácido fórmico que actuará como antiparasitario natural de ácaros y demás. Es decir, utiliza activamente a las hormigas para mantener sano y limpio su plumaje.

Es una especie abundante en la selva de Irati, en todo el valle de Aezkoa y nos avisan desde Abaurrea Alta que algunos ejemplares del monte San Miguel llegan a interactuar con los humanos.

Precioso el arrendajo ¿verdad?


… Más en la red

No hay comentarios:

Publicar un comentario