vista

vista

Páginas

jueves, 23 de julio de 2015

Kisulabeak (2/2)

Teniendo esta entrada ya preparada para el día de hoy, lamento comunicaros que nuestro querido Mejicano nos ha dejado. Nuestras condolencias a toda la familia, nos queda un sentimiento profundo de gratitud por su legado. D.E.P

Kisulabeak 1/2
Caleras 1/2 

KISULABEAK 2/2

Lemixkoan mendiein bida edo lau metroko goratasuneko ozka bat eitentze, ta aren contra arri gorris pareta bat goratzen ze. Zolan ere austokieindako zilo bat eitentze. Bazue gutis goiti beiti metro bat eta erdi beiti, eta lau metro karratuko naurria. Gan egur batzuk ibiltzeko ezartzen ginduze, andamio gisa.

En primer lugar se hacía un desmonte contra el terreno de unos dos o cuatro metros de altura, y contra él se levantaba una pared de piedra roja. Se hacía también en el suelo un agujero para el cenicero. Tenía aproximadamente metro y medio de profundidad y cuatro metros cuadrados de superficie. Allí poníamos unas maderas para andar, a modo de andamio.


Gero barnean sartzen gin eta gandik arrisko goikargu bat gure buruen geinean asten gine eiten, ataririk asita. Goikargu ori gilzarri batekin bukatzen ze. Bere geinean gero egosiko ginduen arri guziak ezartzen ginduze. Goikargii ta austoiekiein artean gelditzen zen lekua labea ze.

Luego nos metíamos dentro y desde allí empezábamos a construir una cúpula de piedra sobre nuestras cabezas, empezando desde la puerta. Sobre ella colocábamos todas las piedras que coceríamos después. El espacio que quedaba entre la cúpula y el cenicero era el horno.


Goikargua ein ondoren inguruko paretak arri gorriekin goratzen asten gine. Denbora berean barnean gelditzen ein zen utsa egosi nai ginduzen arri xuriekin betetzen gindue. Arri andienak ezartzen zire leenak eta ttikiekin gelditzen ziren zilo guztiak betetzen zire. Azkenan, goitian, kisulabeak atsa artzeko etzamin bat uztentze. Ein ginduen kisulabeak arroitze baten itxura zue. Normalean iru edo lau metro goratasun izaten zitue.
Imágenes extraídas de la web de Almadías de Navarra
Una vez hecha la cúpula empezábamos a levantar las paredes exteriores con piedra roja. Al mismo tiempo, íbamos llenando el hueco que iba quedando con las piedras calizas que queríamos cocer. Se ponían primero las piedras grandes y con las más pequeñas se tapaban todos los huecos. Al final, arriba, se dejaba una chimenea para que la calera respirase. La construcción que habíamos hecho tenía forma de huevo. Normalmente solía medie tres o cuatro metros de altura.


Orduan inguruko parete guziak metro erdiko lur longarina batekin estaltzen zuzte. Zuresko mailu batzuekin lurra zanpaka-zanpaka ertxitzen ze, dena takatuik inguru guzian, kisulabeak saetsetik atsa ez zezan artu.

Entonces se recubrían todas las paredes exteriores con una capa de tierra de medio metro de espesor. Con unos mazos de madera se apretaba la tierra a golpes, compactando bien por todo alrededor, para evitar que la calera respirase por los laterales.


Kisulabea ein ondoren su ematen zitzego. Ortarako austokia goreino egurres betetzen ze, batzuetan zelei-zelereino, ta bertze batzuetan goikargua ukitu artio. Egurra ezpeleskoa izaten ze geenik. Labera ta austokira kanpotik, arko itxura duen atari txiki batetik, sartzen ze.

Una vez construida la calera se le daba fuego. Para ello se llenaba el cenicero de leña hasta arriba, a veces hasta ras del suelo, y otras veces hasta tocar la cúpula. Sobre todo era leña de boj. Al horno y al cenicero se accedía desde el exterior, por una pequeña puerta en forma de arco.


Kisulabea egostentze amar egun edo ola, sua barrastaka idukis beti. Ez dakit zenbatereinoko egur montioak erre bearko zire ori matentzeko! Beti norbeit kisulabea zaintzen gelditzen ze, gabas ta egunes, ta xakia labera sartzen, teneko fogoen gisan. Noizapenka, baita ere, auts soberainak austokitik aitzur batekin atra bear zire.

La calera se cocía durante unos diez días, manteniendo siempre el fuego vivo. ¡No sé cuanta madera había que quemar para mantener aquello! Siempre se quedaba alguien vigilando la calera, noche y día, y echando combustible al horno como si fuéramos fogoneros de un tren. También, de vez en cuando, había que sacar la ceniza sobrante del cenicero con una media luna.


Etzamina ondoan zegoen arria bi egun orituik bazamazkieleik, kisulabea akatua ze. Orduan kisulabea oztera uztenze, aste batean gutis goiti beiti. Inguruko paretetako arri gorria itzaltzen ta ozten astentze. Gero arria atratzen ze, bere lemixko itxuran egosia gelditzen zena.

Cuando la piedra que estaba más cerca de la chimenea llevaba dos días al rojo vivo la calera estaba terminada. Entonces se dejaba enfriar la calera durante aproximadamente una semana. La piedra roja de la pared empezaba a apagarse y enfriarse. Luego se sacaba la piedra, que se quedaba cocida con su propia forma.


Bakotxa bere mandoekin etortzen ze, aztarratzak betetzen zitue eta arriak etxeat ematen zitue.

Cada uno venía con sus mulos, cargaba los esportizos y se llevaba las piedras a casa.


Eniz oroitzen oso ongi arriekin zer ein beartzen errauts ez biurtzeko. Ene bizitzan ikatzlabe anitz ein nitue, baia bakarrik vida edo iru kisulabe. Gauza da kisuarriekin kontu beartzela izan, zengatik, aizeak ukitzen bazitue, errauts biurtzen zire. Eniz oroitzen nola eiten zuten. Kisuarri egosi oek konturekin lurpean ezartzen zire ez bustitzeko eta gandik bear zenean atratzen zire.


No recuerdo muy bien que había que hacer con las piedras para que no se convirtieran en polvo. Hice muchas carboneras en mi vida, pero sólo dos o tres caleras. El caso es que había que tener cuidado con las piedras calizas, porque, si les daba el aire, se convertían en polvo. No recuerdo cómo lo evitaban. Esas piedras cocidas se enterraban con cuidado para que no se mojaran y se sacaban de allí cuando hacían falta. 

. . . .


No hay comentarios:

Publicar un comentario