vista

vista

Páginas

jueves, 3 de septiembre de 2015

Los indianos de la Aezkoa; Domingo Elizondo

En el último tercio del S XIX emigró a Argentina un grupo de aezkoanos que se enriquecieron allí a base de esfuerzo y constancia y permanecieron unidos en distintos negocios, algunos de ellos forman parte de la entrada "Aezkoanos ilustres del SXX

En esta serie de entradas sobre los Indianos de la Aezkoa les dedicamos algo más de tiempo, pues lo merecen con creces. 

El primero de ellos, Domingo Elizondo Cajén, nació en Aribe en 1848 y emigró a los 18 años desde el puerto de Bayona. 

En Argentina trabajó como obrero portuario, pastor de ovejas y en el comercio del hierro.

Logró una buena suma con la que creó la ferretería “El Ciervo” que al cabo de 30 años pasó a manos de otros dos coterráneos suyos: Ciriaco Morea y Antonio de Aróstegui.

A causa de su mala salud, en 1888 regresó a España donde dio forma a su gran proyecto vital: El complejo industrial “El Irati S.A”, creado en 1907, no sólo comprendía la explotación maderera, el aserradero y el primer ferrocarril eléctrico que hubo en Navarra para transporte de mercancías y pasajeros a Pamplona, sino que también incorporaba una destilería química para apurar los recursos de la madera, el pantano de Irabia y las turbinas que, en los saltos del río Irati, generaban la electricidad que movía el tren y cuyo sobrante se exportaba a Pamplona. Además, con el fin de aprovechar las ingentes reservas madereras de los montes Irati y La Cuestión, estableció a finales del S.XIX una serrería en el pueblo de Aribe y promovió la construcción de la carretera de la Aezkoa.

El Ferrocarril del Irati, a su paso por la Foz de Lumbier
Desde el S. XVIII en Navarra se había hecho un notable esfuerzo en la construcción y conservación de las carreteras, de manera que a mediados del XIX gozábamos de una situación ventajosa respecto al resto del estado, tal y como plasma Pascual Madoz en su Diccionario Geográfico, no obstante, el mapa de carreteras mostraba muchas carencias para penetrar en algunos valles del norte y muchas poblaciones se encontraban aisladas al carecer de vías. La carretera que llegaba a la Aezkoa desde Burguete sólo llegaba hasta Garralda, el primero de los nueve pueblos que encontramos en aquella dirección. Domingo Elizondo promovió la construcción de la carretera de Aezkoa, iniciativa a la que se sumó Ciriaco Morea sufragando en 1904 la construcción del tramo de Aribe a Garayoa.

Ya en Pamplona, Domingo construyó su casa en el nº7 de la Avenida Carlos III en la que vivió con su hija Graciana, su yerno Hilario Etayo y los 7 hijos del matrimonio.

De ideología demócrata-liberal hizo una pequeña incursión en el mundo de la política, recibió numerosos homenajes y fue nombrado hijo predilecto de Navarra, declinando el título nobiliario de Marqués del Irati.

No hay comentarios:

Publicar un comentario