vista

vista

Páginas

sábado, 28 de noviembre de 2015

Abaurrea Alta en Instagram 3

Os dejo otra tanda de fotos usando filtros de la aplicación para móviles de Instagram, aunque no tenga ni idea de Fotografía quedan chulas. Esta vez las he dividido por estaciones.


#VERANO#

Nuestro Jai-Bus
Carretera general en hora punta
El Ori y nuestro pueblo visto desde el alto de Mendizorrotz
 #OTOÑO#

Loby
Oruga que identificaré y a la que dedicaré una entrada
¡A esta la conozco! es una Galamperna
Ovejas Latxas Caranegra pastando ¿Sabrías decirme en qué campo?
Cadáver de zorro muerto por causas totalmente naturales

#INVIERNO#
Todos los inviernos salimos en el telediario.. como si la nieve fuese novedad
Nuestro frío es sano, ¿Sabéis que hacíamos antes con tanta nieve?
Por allá enfrente queda RemendíaEn ocasiones parece que sólo existimos estos meses.. 
#PRIMAVERA#

...Pero tenemos primavera, doy fe.
Esto es lo que se ve subiendo a San Miguel
Cualquier camino se llena de flores silvestres

. . . .

Jaurrieta (a unos 7 Kms, en Salazar) va de regalo, ¡preciosa!

jueves, 26 de noviembre de 2015

La Iglesia de San Salvador, Villanueva de Aezkoa

Fotografía de Ernesto López Espelta
La Iglesia San Salvador de Villanueva de Aezkoa es una construcción gótica de mediados del S XIV que se amplió con una capilla de estilo barroco anterior a 1630.

Su planta es una nave única de dos tramos cuadrangulares y un tercero que actúa como cabecera, junto a esta, una capilla gótica en el lado del Evangelio a la que se le añadió la capilla barroca.


A los pies de la nave tenemos el coro, con sillería gótica del S.XVI cubierto, al igual que la capilla gótica, por una bóveda sexpartita, los otros tramos y la capilla barroca se cubren con bóvedas de crucería.

En el exterior tenemos muros de sillar restaurado, la puerta principal inscrita entre dos contrafuertes rematados por una hilera decorada con cinco pequeñas cabezas. La puerta, formada por tres arquivoltas apuntadas sobre capiteles decorados con motivos vegetales de estilo gótico sobre las cabezas.

La torre, dónde vimos que vivía el terrible Arrepagorri de Hiriberri, se levanta a los pies sobre el tramo del coro.

En el interior, el presbiterio está presidido por un retablo mayor de principios del S.XVII dedicado al Salvador y a la Asunción con multitud de motivos ornamentales y traza armónica, obra de Juan de Gasteluzar y Ambrosio de Bengoetxea. Mientras que la talla de la Asunción y los relieves son de gran calidad el resto de esculturas pueden ser consideradas obras de taller. La policromía está muy cuidada y es de estilo contrarreformista de hacia 1670.  

En el lado del evangelio vemos dos retablos, uno renacentista policromado del segundo tercio del SXVI de la Inmaculada Concepción y otro barroco, de la primera mitad del S.XVII de San Francisco Javier.

En el sotocoro, en un nicho, vemos la imagen gótica del SXIV de Cristo Crucificado muerto. 




En el lado de la Epístola hay un retablo barroco dedicado a la Virgen del Rosario de 1630.

lunes, 23 de noviembre de 2015

El Roble Albar


El Roble Albar, Quercus petrae, es un árbol de la familia de las fagáceas algo menos robusto que el Quercus Robur y puede alcanzar los 35 metros de altura. Su copa es bastante regular y redondeada y su tronco es de color grisáceo o pardo, con la corteza resquebrajada en ejemplares adultos. Las hojas, de un color verde intenso y caducas crecen de manera alterna y son simples, con lóbulos redondeados miden de 5 a 21 cm x 2 a 15 cm.
Tanto las flores como los frutos se desarrollan sobre las ramillas y nunca cuelgan.
Es una especie monoica cuyas flores unisexuales florecen de Abril a Mayo. La polinización se produce de manera aérea.
Las bellotas carecen de pedúnculos y son ovoides, tienen un cascabillo escamoso y maduran en a los 6 meses, esto es, hacia finales de septiembre u octubre, su interior es velloso y tienen un sabor ligeramente amargo, cada árbol produce de 5 a 15 kilos.
Crece en laderas y montañas tanto en suelos calizos como siliceos, necesita poco sustrato por lo que lo encontramos también en terrenos rocosos. Crece acompañado de hayas, abedules, otros robles y pinos con los que hibrida fácilmente, algo más difícil es encontrarlo formando bosques puros.  

Crece entre los 600 y los 1.600 metros de altitud y su madera se ha usado en la fabricación de muebles y toneles.  

En la península los encontraremos sobre todo en la zona noreste, a ambos lados de los Pirineos. Concretamente, entre Aezkoa y Olaldea tenemos el mejor robledal de Quercus Petrae a este lado de la frontera. 



sábado, 21 de noviembre de 2015

Champìñones rellenos de gambas

....
Ingredientes

16 champiñones grandes
12 gambas
2 dientes de ajo
aceite de oliva
sal, pimienta y perejil
....

Cortamos los pies de los champiñones y los reservamos, sazonamos ls sombreros y ponemos en una plancha con un poco de aceite de oliva metiéndolos en el horno precalentado a 190º durante un cuarto de hora.


Mientras se hacen, cocemos y pelamos las gambas y las picamos, las cáscaras y las cabezas las freiremos en una sartén, colamos y reservamos el aceite. 

Picamos el ajo sofriéndolo junto con los pies de los champiñones troceados, incorporamos las gambas y salpimentamos. 

Rellenamos los sombreros con la mezcla y los regamos con un poco del aceite de gambas decorándolos con perejil 

¡Buen provecho! 

jueves, 19 de noviembre de 2015

Orbaizeta tras la Guerra de la Convención

Hoy veremos el censo de casas del pueblo de Orbaizeta en 1814, para ver el del resto de pueblos podéis pinchar en este enlace.


Quedaban un total de 29 casas que son las siguientes:


Casa de Apex, de Agustín Eguinoa

Casa de Larrañeta, de Pedro Solis

Casa Juamperez, de Domingo Iparraguirre

Casa Egurce, de José Urrutia

Casa de Azpilce, de Juan Babil Lugea

Casa Gurpide, de Pedro Larrañeta

Casa de Garcia, de Juan Martín Azpilchi

Casa de Sastrearena, de Pedro Juan Sastrearena

Casa Bortena, de Martín Anchorena

Casa Iriart, de Plácido Loperena

Casa Arozarena, de Sevastian Loperena

Casa Sasacoa, de Martín Iturralde

Casa de Jacue, de Josef Goycoa

Casa Arriola, de Manuel Loperena

Casa Alzat, de Ángel Larrañeta

Casa Chorrota, de Martín Anchorena

Casa Jurico, de Pedro Lopeandia

Casa Ibarco, de Miguel Jolis

Casa Azpilche, de Joaquin Sancholuz

Casa Conde, de Pedro Laurenz

Casa Aguerre, de Juan de Eguinoa

Casa Tristant, de Fernando Recalde

Casa Elizagaray, de Francisco Legaz

Casa Primorena, de Francisco Goikoa

Casa Yaques, de Francisco Ibáñez

Casa de Garay, de Xabier Echeberri

Casa Goikoa, de Xabier Ancho y

Casa Merino, de Pedro Legaz. 

lunes, 16 de noviembre de 2015

Guía de Campos de Abaurrea (Parte 1)

¡Hola! Hace poco salió a la luz un precioso trabajo de investigación sobre la toponimia en el Valle de Aezkoa llevado a cabo por nuestro querido mejicano (entre otros) 

Hace meses me descargué de internet un mapa topográfico muy detallado repleto de nombres que ya casi se han olvidado. Es un mapa que me he pasado horas mirando para descubrir cosas nuevas sobre el paisaje que me rodea. 

Ahora que han hecho este trabajo se me amplían los términos a consultar, en su día, con el mapa, pensé en hacer una serie de entradas bajo el título de Guía de Campos. Consistente en un mapa y una serie de fotografías de los diferentes lugares. 



Más que fotografiar todos los campos trataré de ponerles nombre correctamente a los que se ven en las fotografías que he sacado en mis paseos. Tarde o temprano acabaré pisando los que me falten. 

No os extrañe que muchos nombres puedan estar mal, por ahora no han pasado la criba popular, entre aquellos que los recuerdan. Podéis avisarme de los errores. 

He de decir que tampoco se señalan los lindes municipales, así que quien dice "Guía de campos de Abaurrea" puede decir Urraul, Garayoa, Salazar.. 

Os indico cómo llegar y alguna cosa más que puedo deducir de la etimología vasca del término, se basa más en intuición que en conocimiento y también podéis avisarme de los errores. 



Partiendo desde el Ayuntamiento, avanzamos por la carretera hacia el Oeste, pasaremos por la carretera nacional bajo la ladera norte del monte Mendizorrotz y llegaremos a lo que cariñosamente llamamos "Puerto de las Abaurreas". La carretera nos da una curva bastante cerrada hacia la derecha, curva que nos permite distinguir los campos de Berragain y Mitxilikaskoa. El campo de Berragain está sobre (gain = sobre, encima) uno llamado Berrabexa (bexa = bajo


Desde el ayuntamiento, tomamos un camino enfrente que baja hacia el frontón, antes de llegar al frontón el camino de escoria nos lleva hacia el este. Es el camino termina en la borda de casa Garate, y por ello se llama Garateren bordaldeko bidea (camino hacia la zona de la borda de Garate), al campo que le da comienzo de le llama Otsobia, allí hay una casa de Otsobide, trás la cual se halla el campo Otso-ondoa, ( Otsoa = Lobo. Otsobia = tierra de lobos. Otsobide = Camino de Lobos. Otso-ondoa= Junto a los lobos)  Cuando acaban los chalets el campo que nos queda a mano izquierda y continúa al de Otsobia es Arrataka, un campo que le dio el nombre a una callejuela en el pueblo. Desde aquí vemos también el Monte San Miguel y el paraje llamado Gazteluzabala, que corresponde al lugar de la ermita. (Gaztelu = Castillo, Zabala = Amplio)


Desde el ayuntamiento partimos por la carretera dirección este, llegando al final del pueblo nos encontramos con Mendizorrotz y vemos dos senderos que parten a mano izquierda junto al parking-merendero. El de abajo se llama Altxunbidea y el que sube un poco nos llevará a Bagoandialdeko Bidea en su primer desvío (Bagoa = haya, Andia = grande, Alde = Lado o Zona. Bidea = Camino) - Tornulako Bidea (el que nos llevará al monte Tornula) - Baigurako bidea (El que nos llevará a Baigura) Sin llegar al Asca camino de Baigura volvemos la vista atrás hacia el pueblo y vemos los campos de Goyenataka, Zozagotz y Arrartea


Subiendo por Baigurako Bidea nos desviamos a la muga de Arrartea y miramos en dirección noroeste, dónde distinguiremos la cola de Mendizorrotz, la borda de Simón, los campos de Arriburueta y parte de Gatzarrieta (Arriburu = Cabeza de piedra) Mendi-zorrotz = Monte-Agudo. Por cierto, a la izquierda de la foto una preciosa Digitalis Purpurea. 


Partimos desde el ayuntamiento por la calle principal en dirección al este, al llegar al crucero de Abaurrea giramos hacia la izquierda, por una callejuela llamada Eskortealdeko Aldapa que continúa en un camino bien asfaltado, al llegar a una subida miramos hacia el frente asomándonos entre campos al sureste, es decir, nuestra mano derecha. Vemos la Borda de Bejino (Bexinoren Borda) y los campos de Espondaluzea y Landamuga (Landamuga = Frontera de campos-tierras)


Continuamos por el camino hasta llegar a un cruce de caminos, a nuestra derecha dejamos Lampadalorrea y girándonos a la izquierda (mirando al norte) vemos los campos de Mitxiliburua, la ladera de Oiezkiburua y las bordas de Casa Txapar y Casa Zubialde. (Burua - cabeza)


Al llegar al cruce de caminos veremos que un camino sale casi paralelo al camino por el que vinimos, es Bidobidapea, que nos llevará hasta Abaurrea Baja. 


Al mirar en dirección al punto de partida vemos el monte de San Miguel, el paraje de Gazteluzabala (Castillo amplio) los penachos de Gaztelutxipia (Castillo pequeño) y Gazteluandia (Castillo Grande). Al fondo veremos Mendizorrotz, los campos de Mitxiliburua, Zubialdekoziloa (El silo de Zubialde) y Bidebidea (Camino de caminos)


Avanzando por el camino veremos que de de pronto baja, en frente nos topamos con Ozporroa y más adelante con Egiluzea


Volviendo al pueblo, a la salida dirección a Jaurrieta vemos un camino que baja hasta la Borda de Bexino, todos esos campos tienen su nombre, el más cercano a nosotros a mano derecha Gerezialdea, (Zona de Cereal) más adelante Zilarriturria (Iturria = Fuente), más adelante Zolateragunea, Bakuaritz (Bakua, Bagua = Haya, Aritz = Roble). La ladera que veremos junto a la borda se llama Espatagibel (Gibela = Hígado ) y todo el campo que queda a nuestra izquierda Baxakaldea (Zona de Baxakas


Y hasta aquí llegamos con esta primera parte de la Guía de Campos de Abaurrea, espero os haya gustado :)


domingo, 15 de noviembre de 2015

Boletus Granulatus


El boleto granulado, onto pikor, suillus granulatus, es una especie muy común desde principios de septiembre hasta mediados de diciembre en bosques de coníferas, carrascales y encinares.

Es un boleto de dos tenedores, buen comestible pero se recomienda quitar las cutículas y los tubos de los ejemplares adultos.


Su sombrero es convexo o semiesférico, al final aplanado, de 8 a 10 cms de diámetro, de color marrón amarillento, con fibrillas radiales entrelazadas negras. En épocas húmedas su superficie es lisa y viscosa, en tiempo seco la cutícula se seca y se resquebraja.

Su pie es corto, mide de 4 a 8 cms con 1-2 cms de diámetro. Es de color amarillo citrino con granulaciones más acentuadas hacia lo alto, el himenio está dispuesto en tubos esponjosos fácilmente separables de la carne, de color amarillo vivo.


No tiene olor ni sabor aprecibles y su esporada es marrón rojiza. 

jueves, 12 de noviembre de 2015

Propuestas para conocer Aezkoa

Seguimos con el último artículo del especial de la revista Euskal Herria (número 39). Si empezaron contándonos algo sobre tres reductos de vida pirenaica para hablarnos de la fábrica de armas de Orbaiceta y otras huellas de la historia acaban proponiéndonos una serie de planes indispensables. Como ya hemos visto, la Aezkoa da para más de una semana. 

Montaña

Urkulu (1.419m). Desde la fábrica de Orbaizeta, una pista sube 4 kms hasta el collado de Azpegi (1020m). Dejamos el vehículo y tomamos a la izquierda un sendero que sube al monte y a su torre romana. Desde ella se abren impresionantes vistas hacia el este: Errozate, Orhi y los pirineos.. al norte Nafarroa behera y al oeste, en días claros, de ve el mar. (La ida yvuelta desde Azpegi es de 1h 45m)

Callejeando hacia la cumbre

Pettuberro (1096m). Salimos de Hiriberri por la pista que va hacia Berrendi y pronto, en una zona de granjas, nos desviamos a la izquierda para tomar un camino amplio que sube entre los campos. Alcanzamos un altillo, bajamos un trecho y enseguida las señales blanquiverdes nos indican un desvío a la izquierda. Subimos por el bosque hasta la cumbre (ida y vuelta en 1h 15m) 


Senderismo


Castillo de Arlekia y barranco de Itolatz. Cerca de la antigua iglesia de la fábrica de Orbaiceta, un poste indica el sendero a Arlekia. Bajamos el arroyo de Legartza, lo cruzamos y seguimos hacia la derecha por un camino que se interna en el hayedo. Enseguida aparece otro poste, a la izquierda un repecho sube a las ruinas del castillo de Arlekia (20 min). De vuelta al cruce, podemos regresar a la Fábrica o subir la cuesta que lleva hacia Lauzaran. Salimos al collado despejado de Lauzaran y las marcas de pintura blanquiverde nos dirigen cuesta abajo el barranco de Izolatz. Volvemos por una pista junto al río hasta la fábrica. 

Fábrica de Armas. A 4kms al norte de Orbaitzeta se encuentran las ruinas de la fábrica de armas, una joya de la arquitectura industrial del SXVIII. El arroyo Lagartza fluye bajo su espectacular galería de arcos. Podemos conocer la colonia anexa, con la casa palacio, el cuartel, las viviendas de obreros y soldados, los almacenes, la iglesia... 

Irati y embalse de Irabia. Desde el barrio Larraun de Orbaizeta parte una pista de 10 kms hasta el embalde de Irabia. Una caseta de información vende mapas con itinerarios señalizados por Irati. La vuelta completa al embalse, entre hayas y abetos, es una opción atractiva para caminantes y ciclistas (10 kms) Otro paseo más breve será el camino de Plaza Beunza (4,4kms) 

De Aria a Garralda por Errondoa. Salimos de Aria por el viejo camino a Garralda, primero por sendero y luego por pista, Alcanzamos una cresta rocosa con vistas sobre Aribe. Podemos seguir el viejo camino a Garralda que rodea la montaña por el sur (SL-NA 51) o tomar el que sube al mirador de Erondoa (SL-NA-50A) y después baja por los bosques y campos a la regata de Laurenso y Garralda (50min) 

Las Cuevas de Artetxe (SL-NA-59A) Desde el frontón de Garayoa bajamos por una pista, giramos a la izquierda y tras el puente sobre la regata Betondoa tomamos el antiguo camino a Hiriberri hasta un cruce, ascendemos, derecha, entre robles hasta una nueva desviación, seguimos a la izquierda para llegar a una cueva y a la derecha vamos hasta la segunda. De aquí podemos ir hasta la sima Atazabal, paraje con bellas vistas. Volvemos por el mismo camino (4,4 kms) 

Baños de Aribe y roble milenario de Garayoa. Cerca del puente de Aribe un poste indica el camino al roble, las marcas blanquiverdes nos llevan por la pista de hormigón primero y luego grava. En un cruce tomamos a la derecha y a los pocos metros un desvío a la derecha, la senda baja hasta la orilla del río Irati, donde se alza el caserón del antiguo balneario (20 min). Volvemos a la senda y avanzamos por el robledal de Betelu hasta el roble milenario (Ida y vuelta en 1h 30m) 

Patrimonio

Aria conserva 4 horreos, un viejo lavadero y un horno de pan adosado a una casa. En el paraje de Bordaxarraldea algunas bordas mantienen los tradicionales techados de tablillas de haya. 

En la parte trasera de la iglesia San Pedro en Abaurrea Alta se halla el jardín de estelas, desde allí, un paseo de 5 minutos sube a las ruínas de la ermita de San Miguel, del que parte un itinerario que se asoma a un balcón espectacular sobre el valle


En Aribe merecen un vistazo el puente medieval, el molino y la ermita de San Joaquin

En los pueblos del valle hay además una importante colección de hórreos, molinos de agua, restos de ferrerías... 

Megalitos: Idopil-Azpegi-Arratakas-Urkullu. Es, sin duda, la zona de más estaciones megalíticas. El límite norte del valle se presenta como un enclave de asentamientos prehistóricos. Mudos testigos del tiempo, lo más de 75 cromlech, dólmenes y túmulos que salpican el paisaje nos recuerdan una época en la que hombre y naturaleza compartían un mismo concepto de vida. 

Miradores 

El Mirador de Aritztokia. En Garralda tomamos el cruce hacia Oroz-Betelu y en pocos metros llegamos a un aparcamiento. Unas escaleras suben hasta el mirador sobre el robledal de Betelu, el mejor bosque de roble albar de la península. 

El Mirador de Zamariain. Desde Garaioa, el sendero señalizado a Zamariain avanza entre campos y bosques hasta el mirador. Una roca saliente que cuelga sobre el abismo. A nuestros pies, un océano forestal, el robledal de Betelu. (Ida y vuelta 1h 30m)



martes, 10 de noviembre de 2015

La Canción de Roland (12/34)

12.- El Olifante de Roldán 


Quedaban ya muy pocos franceses. El conde Roldán vio la gran matanza de los suyos y habló con Oliveros.

-¿Qué os parece, Oliveros? ¡Cuántos hombres nuestros yacen en el campo de batalla! ¡Dios mío! Ahora sí que debemos llorar por la dulce Francia, privada de tantos barones ilustres y valientes, ¡qué desconsolada va a quedar nuestra tierra!

-Amigo Roldán; no vale entristecerse ahora, nada podemos hacer, el enemigo era inmensamente superior y aunque muchos murieran tenían los hombres suficientes para vencernos.

Esto dijo Oliveros con acento triste y Roldán le replicó;

-Algo nos queda aún por hacer, Oliveros. Si el emperador nos ayudara…. Si pudiéramos avisarle…

-¿Cómo? No es posible avisarle ya. Muramos antes de caer prisioneros de los infieles.

-Podría avisarle si tañera el olifante –repuso Roldán-. Carlos oirá el olifante y vendrá en nuestra ayuda. No nos dejará solos, estad seguro de ello.

-Pero eso sería una gran vergüenza para nuestros parientes… no podéis pedir ayuda, Roldán, cuando yo lo propuse no aceptasteis, ahora ya es tarde.

-Lo haré, Oliveros – repuso Roldán.

-Hacedlo, pero será en contra de mi parecer.

-No es hora de reproches, Oliveros. Hemos hecho cuanto se ha podido, ya no es posible hacer nada más. Sólo podemos esperar la ayuda de Carlos el emperador.

-De acuerdo, Roldán, tocad el olifante aunque no sea esto un acto de valor, pero veo que estáis lleno de sangre…

Y Roldán respondió:

-Es la sangre de mis enemigos la que veis en mis brazos, la lucha ha sido terrible, ea, vamos, tañeré mi cuerno y Carlos lo oirá.

Pero Oliveros seguía aún en sus convicciones y repuso:

-Hacedlo, ya os he dicho que no contaréis con mi aprobación. No cumple a los hombres de pro como voz pedir ayuda ahora, os lo pedí antes y no me hicisteis caso. Si el rey hubiera estado con nosotros nada de esto hubiera sucedido. Nuestros hombres han cumplido bien, han luchado con honor, los que yacen en el campo de batalla nada tienen que reprocharse, son unos valientes. No, no estoy conforme con vuestra actitud, y si vuelvo junto a mi hermana Alda haré cuanto pueda para impedir que os caséis con ella.

Roldán, al ver la cólera de Oliveros preguntó:

-No comprendo vuestra irritación ¿Por qué decís eso?

Y Oliveros contestó:

-Porque vos, Roldán, tenéis la culpa de todo. Bien está la valentía sensata pero no la locura, es mejor ser prudente que jactancioso. Si los franceses han muerto vuestra es la culpa. Habéis sido ligero e imprudente y nuestro heroísmo no ha servido de nada a Carlos.

-Me ofendéis, Oliveros, habláis sin pensar…

-No Roldán, sé muy bien lo que digo, si me hubierais hecho caso cuando os pedí que tocarais el olifante, mi señor Carlos hubiera regresado y la batalla no se hubiera perdido. El rey Marsil estaría ahora prisionero o muerto.

-Sólo son suposiciones vuestras, Oliveros.

-No son suposiciones, vuestra intrepidez ha sido causa de nuestra desgracia. A Carlos no le servirá de nada el heroísmo desplegado por nuestro ejército, vos y yo moriremos y Francia quedará deshonrada. Lo siento, Roldán, pero hoy termina nuestra amistad. Cuando llegue la noche nos habremos separado para siempre.   

El Arzobispo Turpín oyó la discusión y reprendió a los dos capitanes.

-Nobles capitanes, os pido en nombre de dios que no disputéis más. De nada os van a servir las rencillas, creo que hacer sonar el cuerno no podrá salvarnos de la muerte, pero sin embargo podéis hacerlo. Quizás sea lo mejor sólo para que acuda el rey y pueda derrotar al rey Marsil e impedir cosas funestas. Cuando acudan los franceses sólo encontrarán nuestros cadáveres, pero al menos nuestros cuerpos no serán profanados por los sarracenos. Nos llevarán en ataúdes sobre acémillas y llorarán por nosotros, seremos enterrados en los atrios de los monasterios y no seremos pasto de lobos, cerdos y perros.  

Esto dijo el arzobispo Turpín y Roldán se alegró de ello.

-Habéis hablado bien, señor arzobispo, estoy del todo conforme con vos.

Entonces Roldán se llevó a la boca el olifante, lo ajustó bien y sopló a pleno pulmón. Altos eran los montes, pero la voz del cuerno parecía traspasar todas las barreras. Por lo menos se prolongaba a treinta leguas a la redonda.


Tal y como supuso Roldán, Carlos, el emperador oyó el olifante y con él lo oyeron también todos sus barones.

Carlos se estremeció y dijo:

-¡Nuestros hombres están en peligro! ¡Roldán nos llama!

Y el traidor Ganelón procuró ocultar la verdad y dijo:

-Si otro dijera tal cosa no la creería. No debe de ser el olifante de Roldán.

Con grandes esfuerzos el conde Roldan seguía tañendo el olifante. La sangre brotó por su boca, tenía rota una sien. Tal era l esfuerzo del conde al hacer sonar el olifante y que se pudiera oír a muchas leguas a la redonda. El dolor y la congoja de Roldán aumentaban por momentos pero el héroe no cejaba en su desesperado intento.

El emperador Carlos había oído el sonar del cuerno cuando pasaba por los puertos. El duque Naimón que iba a su lado también oyó el sonido, muchos soldados detuvieron la marcha y permanecieron a la escucha. Pero Carlos no podía dudar más y exclamó acongojado:

-¡Si, es el olifante de Roldán! No hay duda, Roldán no lo tañería si no estuviese en gravísimo peligro. Debe de estar empeñado en una batalla.

Y Ganelón seguía intentando engañar al rey:

-No hay nada de eso, señor, no es el olifante de Roldán ni tiene lugar ninguna batalla. Los años pesan en vos, vuestra barba está blanca y florida, pero diciendo esto parecéis un niño. ¿No conocéis el gran orgullo de Roldán? Jamás pedirá ayuda. ¿No recordáis cuando sitió Napal sin vuestra autorización? No puede ser Roldán, y si lo es y tañe el olifante es que habrá inventado un nuevo juego de los suyos ante sus pares. Nadie es capaz de luchar contra Roldán, tranquilizaos, señor, y sigamos nuestro camino hacia la dulce Francia. No podemos detenernos ahora, la tierra mayor aún está lejos…

El conde Roldán tenía la boca llena de sangre y las sienes rotas por el tremendo esfuerzo realizado. Sentía un dolor intenso, pero seguía tañendo el olifante, última esperanza de ayuda aunque no sirviera más que para dar a él y a los suyos una honrosa sepultura. El sonido del cuerno llegaba ahora por los puertos y se oía con claridad, Carlos lo oyó de nuevo y también todos los franceses.

El emperador exclamó angustiado:

-Este cuerno suena con insistencia…

El duque Naimón que estaba junto al emperador respondió:

-Alguien de los nuestros corre gravísimo peligro, estoy seguro de que Roldán nos llama y que se está librando un combate. No os fiéis de palabras engañosas, el mismo que nos ha traicionado trata de engañaros ahora. Hemos de ayudar a Roldán, señor. Lanzad vuestro grito de guerra y volvamos atrás a socorrer a nuestras tropas. ¿Oís señor? El mismo sonido de antes pero cada vez más lúgubre. Roldán desespera de nuestra ayuda. No vaciléis más, señor.

El emperador hizo sonar los cuernos de guerra. Los soldados echaron pie a tierra y se endosaron lorigas y yelmos y se ciñeron las espadas guarnecidas de oro. Los franceses llevaban escudos bien labrados, fuertes lanzas y gonfalones blancos, rojos y azules. 

Los barones del rey montaron en sus corceles y a una orden del emperador todo el ejército se puso en marcha hacia Roncesvalles en ayuda del héroe. 

-Ayudemos a Roldán -decían todos-. Si está vivo combatiremos con él bravamente. 

Pero de nada sirvió todo el esfuerzo. Llegaron demasiado tarde. 

Capítulo 13.- La muerte de Oliveros