vista

vista

Páginas

lunes, 23 de noviembre de 2015

El Roble Albar


El Roble Albar, Quercus petrae, es un árbol de la familia de las fagáceas algo menos robusto que el Quercus Robur y puede alcanzar los 35 metros de altura. Su copa es bastante regular y redondeada y su tronco es de color grisáceo o pardo, con la corteza resquebrajada en ejemplares adultos. Las hojas, de un color verde intenso y caducas crecen de manera alterna y son simples, con lóbulos redondeados miden de 5 a 21 cm x 2 a 15 cm.
Tanto las flores como los frutos se desarrollan sobre las ramillas y nunca cuelgan.
Es una especie monoica cuyas flores unisexuales florecen de Abril a Mayo. La polinización se produce de manera aérea.
Las bellotas carecen de pedúnculos y son ovoides, tienen un cascabillo escamoso y maduran en a los 6 meses, esto es, hacia finales de septiembre u octubre, su interior es velloso y tienen un sabor ligeramente amargo, cada árbol produce de 5 a 15 kilos.
Crece en laderas y montañas tanto en suelos calizos como siliceos, necesita poco sustrato por lo que lo encontramos también en terrenos rocosos. Crece acompañado de hayas, abedules, otros robles y pinos con los que hibrida fácilmente, algo más difícil es encontrarlo formando bosques puros.  

Crece entre los 600 y los 1.600 metros de altitud y su madera se ha usado en la fabricación de muebles y toneles.  

En la península los encontraremos sobre todo en la zona noreste, a ambos lados de los Pirineos. Concretamente, entre Aezkoa y Olaldea tenemos el mejor robledal de Quercus Petrae a este lado de la frontera. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario