vista

vista

Páginas

martes, 1 de marzo de 2016

Los ríos pirenaicos

Hoy tomamos la enciclopedia BAILARRAK donde encontramos un artículo sobre los ríos pirenaicos firmado por Manuel Luis Díaz. 

. . . . . . .

"Estos ríos están situados en el nordeste navarro. Limitan al norte con los Valles Cantábricos en los montes de la divisoria de aguas Cantábrico-Mediterráneo (Sayoa, Urkiaga, Adi, Lindus...) y con Benavarra y Zuberoa (Urkulu, Lakora, Arlas, Orhy, Mesa de los Tres Reyes...). Por el este están el Txamantxoia, Ezkaurre, Calveira y la Sierra de Leyre , entre otros, los separan de Aragón. 

Esta zona reúne una serie de caracteres comunes que le dan unidad, pero a su vez presentan gran diversidad interna. 

De forma general, la estructura se caracteriza por una serie de anticlinales y sinclinales orientados en sentido este-oeste. 
El anticlinal situado más al norte forma ya parte del Pirineo Axial, los restantes forman las sierras prepirenaicas como las de Leyre, Illon, etc. 
Los materiales que dominan son margas, calizas y flysch del Eoceno y Paleoceno. En el extremo noreste se presentan margas y calizas del Cretácico Superior. 

De forma general los ríos corren dirección norte-sur y bajan de las alturas pirenaicas que se sitúan en el extremo norte de esta comarca. Todos los ríos utilizan el Ebro como colector, es decir, son todos afluentes de este río y por lo tanto ríos de la vertiente mediterránea del territorio de la Comunidad. 

A causa de la disimetría existente entre la vertiente cantábrica y la mediterránea, estos ríos tienen una longitud superior a los de la Navarra Húmeda. 
La franja montañosa situada al norte de esta zona, y desde la cual nacen estos ríos, presente una clara inclinación ascendente hacia el este, donde se sitúan cimas que superan ampliamente los 2.000m, mientras que en la zona oriental no superan los 1.500m, como el caso de Adi (1.459m) donde nace el Arga. 

En este extremo noreste, donde se sitúan cimas tan importantes como el Añelarra (2.507m), La Mesa de los Tres Reyes (2.434m), el Arlas (2.062m), etc, cabe destacar el conocido Macizo de Larra

Aquí nace el Belagoa (Belagua), que posteriormente se convierte en el Esca, el cual se une al Aragón en el embalse de Yesa. 

Este macizo, de una superficie de unos 100 Km2 entre Navarra, Francia y Aragón, es un claro ejemplo de paisaje kárstico, en el que el agua al atacar la caliza ha formado un atormentado relieve de roca desnuda donde simas, dolinas y lapiaces lo abarcan todo. La permeabilidad del sustrato es total, y a pesar de las abundantes precipitaciones de la zona, no discurre ningún curso superficial destacable, sino que el agua se filtra en su práctica totalidad y fluye principalmente por dos cauces subterráneos a los que los espeleólogos han dado los nombres de San Vicente y San Jorge
Cabe destacar la abundancia de simas, paraíso de espeleólogos y sobre todo la conocida Piedra de San Martín, en la que se han explorado más de 32 kilómetros de galerías. 

.  .  .  .

Una característica importante de esta zona de los Valles Pirenaicos es el efecto de la erosión, principalmente la producida por los ríos, que ha modelado las estructuras originales dispuestas principalmente de este a oeste, es decir, transversales al discurrir de los ríos, originando preciosas foces por las que las aguas logran seguir su camino. 

Estos valles que estamos recorriendo están formados de occidente a oriente por los ríos Arga, Erro, Urrobi - Irati, Salazar y Esca. 
Las zonas deprimidas entre las sierras constituyen valles secundarios que ensanchan a los principales en sus confluencias. Mientras que las altitudes máximas de la zona se registran en el ángulo nororiental, las mínimas se corresponden a los fondos de los valles en el sur (450 metros en el Salazar). 


El régimen de estos ríos es en general el pluvionival, ya que todos nacen a alturas superiores de los 1.300m y participan a la vez de los aportes de lluvia y de la fusión de las nieves. Por ello entre noviembre y abril registran aguas altas con máximas a finales de otoño (lluvias estacionales) y con el deshielo de principios de la primavera. El estiaje les es también característico y coincide con los meses de verano centrándose entre julio y septiembre. 
Sin embargo, las cabeceras de los ríos Esca e Irati se sitúan por encima de los 2.000m, por lo que hay que situarlos dentro de un régimen nivopluvial, por ser abundantes las precipitaciones en forma de nieve. En ellos el máximo caudal se corresponde con el deshielo de principios de primavera y acusan a su vez un estial en los meses de verano. 

Vamos a hacer un recorrido por estos ríos de este a oeste. Empezamos por el Arga. Nace en el macizo de las Alduides en su vertiente sur y atraviesa el valle Esteribar de norte a surEsteribar es un municipio perteneciente al partido judicial de Aoiz y está situado en un enclave que sirve de frontera histórico-administrativa entre las merindades de Sangüesa y Pamplona, y desde el punto de vista geográfico entre la Navarra Húmeda del noroeste y los valles pirenaicos. Es un valle estrecho y alargado que presenta las mayores alturas en su parte septentrional, correspondientes a las estribaciones montañosas de Quinto Real, ofreciendo montañas de cumbres suaves y valles encajonados, formando un relieve plegado en sinclinares y anticlinales. A partir de la localidad de Eugui comienza a descender la altitud y destacan las cimas de Goietan (1.222m), Azegui (1.000m), Baratzueta (1.141m) y Aliseto (912m). En Eugui, tras recibir varios afluentes, ve represar sus aguas para abastecimiento de Pamplona. Acoge a la Ulzama cerca de Burlada y prosigue hasta Pamplona, donde ya sale fuera de los límites de la comarca que estamos analizando.  

El río Arga a su paso por Pamplona

El río Erro forma el Valle de Erro, municipio también del partido judicial de Aoiz. Agrupa a numerosas poblaciones. Presenta un conjunto estructural de anticlinares y sinclinares donde domina la alternancia de calizas y margas. Al norte se sitúa el macizo de Quinto Real, ya paleozoico, de materiales calizos y donde tanto el Erro como sus afluentes han labrado bellas gargantas

Poco antes de Aoiz, recibe al Urrobi que proviene de las alturas de Ortzanzurieta (1.570m), cercanas a Roncesvalles, allí se sitúa el puerto de Ibañeta, paso obligado hacia Valcarlos y Francia. Roncesvalles, municipio con mucha historia, es famoso por la batalla en la que los vascos derrotaron a Carlomagno a finales del siglo VIII
En su recorrido por un precioso valle pirenaico atraviesa las poblaciones de Erro, Zunzarren, Zalba, Linzoain y Urro, entre otras, para reunirse cerca de Aos al Irati. 

El río Urrobi
El río Irati nace en las inmediaciones del monte Orhi, de 2.021m de altitud, donde se unen en el pantano de Irabia, y rodeados de una espléndida masa forestal conocida como La Selva de Irati, los arroyos Utxuria, Urrio y Urbeltz. A partir de aquí surge un curso de aguas netamente pirenaicas. Gracias a este pantano y al régimen continuo de precipitaciones el Irati es un río muy regular y bastante caudaloso. Pasa por Arive, Oroz-Betelu y Artozgui, donde se sitúa el embalse de Usoz. Cerca de Aoiz recibe al Urrobi, importante afluente que proviene de Roncesvalles. 

El río Irati a su paso por Aribe
El río Salazar se forma al confluir cerca de Ochagavía dos arroyos; el Anduña y el Zatoya, que provienen de la vertiente sur de la Sierra de Abodi, que consta de altitudes superiores a los 1.500m, y la vertiente norte de Baigura y Uztarroz. Prosigue en dirección sur pasando por numerosos núcleos entre los que están Escaroz, Oronz, Güesa y Navascués, entre otros, y desde este último rodea la sierra de Illón y se encaja antes de desembocar en el Irati en la conocida Foz de Arbayun, en las cercanías de Lumbier, cortando los materiales de la Sierra de Leire. Es un espectacular cañón de unos cinco kilómetros de longitud por el que discurre el río Salazar encajonado entre los paredones rocosos. La riqueza naturalística de este enclave, tanto de fauna como de vegetación, hizo que se declarara Refugio de Caza en su modalidad de Estación Biológica. 

El río Salazar en su paso por la Foz de Arbayun, foto de Homeaway
El Esca es el río del Roncal, de gran tradición almadiera. Nace al unirse en el Valle de Belagoa varios arroyos como el Mintxate, Belabarca y Belagoa, principalmente, que bajan de los montes vecinos. Constituye este valle de Belagoa un precioso valle glaciar de magníficas dimensiones rodeado de grandes paredes verticales. En él se sitúan alturas que superan los 2.000m ampliamente. Geológicamente predominan las facies de Flysch y la alternancia de potentes bancos de calizas. En Burgui se le une el Binies procedente de la Sierra de Lacuaga.  

El río Esca a su paso por Burgui
El clima general de esta zona pirenaica varía principalmente a causa de la altitud y de su mayor o menor continentalidad. En las zonas más elevadas del norte tenemos clima alpino pero con cierta influencia oceánica, con abundancia de precipitaciones. Los inviernos son rigurosos y los veranos templados, hacia el sur aumenta la insolación y la sequedad veraniega y el clima se hace submediterráneo. Hacia el oeste aumenta la influencia oceánica, con menores rigores invernales y lluvias de reparto más regular. Estas diferencias climáticas se observan tanto en la vegetación como en la actividad humana, así, los tejados de zonas altas como Isaba son muy pendientes para que la abundante nieve resbale mientras que hacia el sur se hacen más horizontales, como por ejemplo en Burgui. 
En las alturas del noreste predomina la vegetación alpina por encima de los 2.000m; en alturas entre los 1.500 y los 1.700m y en la zona de Larra tenemos la reliquia del bosque subalpino de pino negro. El hayedo-abetal, hoy solo presente de forma excepcional en Irati, ocupaba zonas muy amplias de la montaña pirenaica navarra, lo mismo sucedía con el hayedo y los bosques de roble albar

Estos valles configuran la comarca navarra que mayores atractivos ofrece desde el punto de vista paisajístico; magníficos hayedos en amplias zonas, una gran riqueza faunística y sobre todo, unos bellos paisajes tanto naturales como humanizados." 

No hay comentarios:

Publicar un comentario