vista

vista

Páginas

jueves, 3 de noviembre de 2016

El Mundo de Los Pirineos: Conquistas y Batallas 2

Seguimos con el fantástico artículo escrito por José Etxegoien sobre las diferentes batallas acontecidas en el Pirineo Navarro, forma parte de un monográfico sobre la Selva de Irati y sus Valles publicado en la revista "El Mundo de Los Pirineos" número 83


El Mundo de Los Pirineos: Conquistas y Batallas 2/2

En la guerra Napoleónica (1808-1814), las tropas francesas mejoraron el rendimiento fabril y sacaron en almadías madera del Irati, aprovechada para su flota militar. En julio de 1813, los mismos fortines de 1793 sirvieron para la batalla final en Navarra. Tras el enfrentamiento en junio de Vitoria-Gazteiz, los franceses habían desaparecido de la Península y tras reagruparse en la vertiente norte intentaron recuperar las ciudades cercanas, dado que las tropas francesas estaban todavía encerradas en Donostia e Iruñea (Pamplona).

La ofensiva comenzó de nuevo por el flanco izquierdo de Irati. Las tropas navarras, españolas, inglesas y portuguesas tuvieron que retroceder desde los altos de Orreaga (Roncesvalles) y Aezkoa hasta la cuenca de Iruñea, donde las tropas al mando del general Wellington vencieron al ejército francés en la batalla de Sorauren.
El 31 de agosto se rendían los franceses en Iruñea, sin venganzas, mientras que en Donostia, el mismo día, los ejércitos español e inglés se introdujeron por una brecha en la muralla y pasaron a sangre y fuego la ciudad.

La ermita de las Nieves, por el diario Cinco Días
En 1820-1823 acaece la Guerra Realista, enfrentamiento desconocido que en Navarra tuvo su escenario principal en la selva de Irati. Los monárquicos, ayudados por los curas del entorno, montaron el cuartel general junto a la actual ermita de las Nieves. Fue uno de los primeros puntos de Navarra donde se imprimió un periódico.

En febrero de 1823, con una vara de nieve e los caminos, la tropa gubernamental de Torrijos llegó desde Iruñea (Pamplona), y desde Auritz-Burguete por el camino de Nabala hasta el fortín de Arlekia y la Fábrica de Orbaizeta  , conquistándolas sin apenas oposición. Delante llevaban 300 aezkoanos, obligados a abrir camino entre la nieve.

Leemos la crónica de Torrijos: “El venir crecido el río, y ser ya bastante tarde, me hizo detener á la margen de Irati, campar la tropa y tirar un puente. La artillería no pudo llegar hasta el punto que ocupábamos y quedó en la Regata de aliados, (…) llovió sin cesar y fuertemente toda la noche; pero á los pocos soldados que habían pasado empezó a crecer el rio sensiblemente, llevándose el puente. (…) se arrojaron todos los cuerpos con jefes y oficiales al agua y, encadenados, pasaron el río, siendo llevados por la corriente algunos soldados que trabajosamente pudieron sacarse (…)”.

Consiguieron llegar hasta la actual ermita de las Nieves, pero la tropa monárquica ya había vaciado el cuartel. Torrijos ordenó derruir el fortín para que no pudieran volver. A los meses, los 100.000 hijos de San Luis entraron en la península, el gobierno cayó y reinstauraron la monarquía.


Torre trofeo de Urkulu, foto de Callejandohacialacumbre
Pero quizás habría que volver al principio, cuando en el siglo I a.n.e los romanos construyeron la torre trofeo de Urkulu. Según los investigadores estos trofeos se construían tras una gran conquista. Tal vez se construyó al conquistar Aquitania, o quizá fue una batalla desconocida contra los vascones. No hay datos históricos, pero está claro que los nativos no verían con buenos ojos este trofeo clavado en una cima de la Selva de Irati. Hace 2000 años. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario