domingo, 16 de diciembre de 2018

Un brindis de fin de año


¡Hola lector de TurismoAbaurrea.com!

Si eres un asiduo te habrás dado cuenta de que me he saltado mi obligación de escribir por aquí 3 días a la semana (se aprecia muy bien si se mira el histórico por años, pero no te fijes, porfi)

Esta última “pira” como yo la llamo (es exactamente lo mismo que saltarse un par de clases, yo lo llamo “pira” pero habrá quien lo llame “pella”) viene justificada por dos sucesos:

Primer Suceso ¡Me voy de vacaciones!

El cierre anual del Museo permite que me vaya de vacaciones, como te cuento en el suceso 2 y 3 no son del todo vacaciones pero puedo decir que tengo disponibilidad para hacer cosas y juntarme con gente que mientras estoy atendiendo el Museo de Estelas no puedo.


     Hay una parte importante de trabajo detrás de los biombos para dar a conocer el Museo entre la gente de algunas ciudades. Tengo que romper las barreras físicas y geográficas y presentarlo como quien presenta a dos amigos. Para ello, tengo un dosier, unas fotos y unas tarjetas y llevo el laberinto conmigo. 

    Los primeros días son los más complicados, me da un poco de vergüenza asaltar a desconocidos y veo lo que echo en falta para transmitir el mensaje que quiero, crear nuevos recursos.. Pero bueno, según pasen los días este trabajo será más fácil y saldrá solo.

El Kit del comercial. Ocupa poco y siempre he de llevarlo conmigo, las oportunidades surgen en momentos inesperados...  

   
 También estoy empezando a redactar un plan museológico siguiendo el mismo esquema de otros planes de museos muy respetables que he encontrado por ahí. Esto tardará en hacerse pues aunque en líneas generales ya lo tengo escrito y se aplica hay que plasmarlo y me doy cuenta que de Museología hay mucho pero de Museografía no tanto. La idea es que durante las vacaciones pueda completar los 3 primeros bloques.



Croquis; nuestros valores y objetivos como Museo volcado hacia la sociedad. 

También toca recopilar todos los datos que reflejan el funcionamiento del museo esta temporada del 2018, también tengo todo más o menos registrado pero he de ordenarlo y presentarlo de una manera clara y simplificada.

Además de todo eso, he de maquetar las actas de las HilarriCon y cerrar el calendario de actividades y actos para 2019. Estas actividades han de ser coherentes con la parte que tengo del plan museológico y distinguirse entre menores y mayores. Por ejemplo, este año las actividad mayor fue el congreso HilarriCon y las menores los cronosalseos, el cursillo online, las jornadas europeas de patrimonio, la museumweek…

Actividad gorda de este 2018; Junio, HilarriCon. Las actas serán publicadas en 2019. 



















Pues en el 2019 tendremos otra actividad “gorda” y otras más chiquitillas. Ya os iré contando. La primera chiquitilla se estima para el mes de Febrero según el cronograma que manejo.

Bueno, pues además de todo esto me dejé llevar y me apunté al curso (como premio, al acabar la temporada, me suelo apuntar a algún cursillo corto que tiene que ver con mi profesionalización, el primero fue sobre conservación y restauración, el segundo sobre educación en museos, y este tercero tocaba “interpretación de patrimonio”) pero lo hice en dos días y me gustó, así que me calenté y me apunté a un master sobre museología.

Ahora con la pila de cosas que tengo que hacer no sé si me arrepiento un poco, pero como le dije a una amiga ayer “no sé cómo, pero lo sacaré”.

Si consigo hacerme un calendario chulo con obligaciones y quehaceres lo mismo me queda una semana para ver mundo (con el dosier, las fotos y las tarjetas en la maleta).


Segundo Suceso ¡Llega el momento de mirar hacia atrás!

    No sé si te habrás dado cuenta pero los días cada vez pasan más rápido. Toca hacer balance. ¿Qué esperábamos para este año? ¿Qué se ha materializado? ¿Cómo ha evolucionado nuestro enfoque? ¿Cómo ha cambiado nuestra actitud? ¿Se ha desplazado nuestra perspectiva?

Esta, exactamente, es la entrada número número 566 de este blog. Sobre la Actitud, el Enfoque y la Constancia te hablé en la entrada número 200 que puedes leer aquí. 

Desde las primeras actuaciones, allá por 2015, el modus operandi ha sido el mismo: La primera regla es plantearse el espacio y patrimonio de carácter público, esto es, mantener a los vecinos informados y al día de nuestras investigaciones y 3 años más tarde conseguimos reunir en el mismo pueblo y en las mismas fechas a 13 figuras más que relevantes en el estudio de la estela discoidea que presentan sus trabajos y estudios (en su mayoría inéditos).

Obviamente estos encuentros hacen cambiar un poco la perspectiva y ampliar y contrastar ideas.
Mi dream team me inspiró un montón.

Preparando mi intervención reflexioné mucho sobre las estelas aezkoanas, aquí abajo el esquemita de la conclusión:





Ahora me apetece contarte más sobre una que me parece muy importante; la

"
9; Tenemos que ver la realidad. Los arqueólogos son los agricultores y los conservadoras restauradoras son las feligresas

"

Esto no sólo pasa aquí, pasa en todos los lugares en los que gran parte de su Patrimonio se mantiene descentralizado. A partir de la segunda mitad del S.XX hay un afán por ampliar colecciones y hay un “expolio” por parte de arqueólogos, etnógrafos e investigadores que se llevan las piezas relevantes de los pueblos con el fin de salvaguardarlas en un museo. Aquellos años los patrimonios locales sufrieron un gran detrimento para la expansión de los museos, quienes tienen por regla la "ampliación" de sus colecciones, aún a costa de descontextualizar o desnaturalizar el objeto.

La ley, en un principio, dice que habría que depositar la pieza de interés en el Museo más cercano para asegurar su conservación y servicio a la sociedad, pero digamos que en esto del patrimonio las fronteras son reposicionables por definición. Pero esta función que tienen los Museos se aplica sobre otros propósitos para la salvaguarda, en caso de que el objeto o bien patrimonial esté amenazado por un riesgo inminente. 

La ley define parte de estos objetos como bienes privados que han de estar a disposición pública, porque son reflejo del paso del hombre y su medio y ha de asegurarse su conservación y acceso público con fines de disfrute, investigación o educativos .

A nada que te haya tocado un poco tirar de zapatilla y salir a localizar piezas, esta ley no la cumple ni la administración (no se ha implementado aún) .

El caso es que si quieren, los museos pueden llevarse vuestras piezas. Piezas que se encuentran o se encontrarán en vuestra localidad, bajo el pretexto –justificado o no- de que ellos sabrán guardarlas mejor.

Por suerte, la tendencia es que en los últimos años los Museos no quieren ampliar demasiado sus colecciones pues apenas pueden gestionar lo que tienen. Las obras se apilan y amontonan en almacenes que se ventilan con mayor o menor regularidad, pero no hay un plan de exposición para esas piezas ni son accesibles al público. 

Entonces nos encontramos una serie de Patrimonio local que permanece in situ y conviene que los municipios conozcan y aprendan a gestionar , divulgar y mantener convenientemente. Así se nos delega una responsabilidad (por acción u omisión) y aligeramos el trabajo a quienes deben vigilar y hacer un seguimiento de "como está el tema" del patrimonio local.  

Y supone un gran reto, pues debemos partir de  una la realidad: La población que se ha desvinculado con su patrimonio.

“guardaba los trastos en el sabai pero se los mandé llevar en el camión de los traperos” 

No pensamos que ese mueble, ese reclinatorio, esa cortina.. tenga un valor especial hasta que lo vemos en una exposición del aezkoako.

Hay pequeñas iniciativas de concienciación, ahora deben de estar catalogando los trajes del valle.. Pero en general no se muestra interés por aquello que vemos todos los días. El pórtico de su iglesia, un crucero, un asca..

Por el otro lado son estas personas desvinculadas de su patrimonio las que harán los pequeños hallazgos pues no existe una carta arqueológica municipal como tal.

Como verás, son dos ingredientes muy fuertes si se juntan. Nuestros arqueólogos y conservadoras no reconocen el objeto patrimonial y aunque lo quieran guardar por cariño o botín, no van a asegurar su acceso ni su conservación para generaciones futuras.

Como Museo local en esto Abaurregainako Hilarriak – Museo de Estelas de Abaurrea Alta puede ser de ayuda. 

Lo bueno de nuestras hilarris es que son de piedra y están hechas a conciencia, los agricultores son los arqueólogos pues puede aparecernos alguna de campo o de camino, y las feligresas cuidan, usan y mantienen un buen porcentaje de las estelas aezkoanas.

Hay una oportunidad palpable (más a raíz de empezar a digitalizar los libros de difuntos) de reconectar al pueblo con su patrimonio. Digamos que esta sería la línea de trabajo que tenemos para la actividad gorda de 2019.



Luego miro hacia atrás para ver los datos del Museo, este año se ha batido del record de visitantes, lo que supone un incremento del 40% de las cifras obtenidas en 2016.

Siguiendo con nuestro propósito de ser un Museo laberíntico pero transparente hacia el ciudadano, aquí van algunos datos (el resto los tienes en el ayuntamiento y son de pública disposición)

En resumidas cuentas…  

En estas 3 temporadas se ha trabajado atendiendo a un número de personas equivalente al 1464% de la población local.

Todas estas personas han pasado como media 60 minutos en el pueblo y casi un 70% han aprovechado su visita para pasar más tiempo y conocer mejor el pueblo (los miradores, el bar, san miguel..)

Un 11% de nuestros visitantes se alojaban en alguna de las dos abaurreas.

Un 20% han preguntado por sitios buenos para comer… (yo siempre digo lo mismo: ¡Aquí en cualquier sitio!)

Un 99% se marcharon mostrando su agrado.

Un 3% han dejado sus valoraciones sobre el Museo en las Redes o escrito alguna reseña


...

No te negaré que las cifras siguen siendo irrisorias pero yo suelo hacer un ejercicio, me voy volando hacia una realidad paralela.. por la otra pernera del pantalón de la realidad.
…..

Madrid.

Año 2018.

Cientos de miles de personas esperando a que las puertas del Museo del Prado se abran.

Más de 46.598.841 personas han visitado el Museo del Prado. 32.619.189 aprovecharon su visita al museo para visitar otros enclaves de interés como el Retiro o La Plaza Mayor.

5.125.872 Se alojaron en Madrid y Alcorcón.

9.319.768 preguntaron por sitios para comer

46.132.852 se marcharon mostrando su agrado hacia el Museo del Prado.


En esta realidad paralela y con los datos sobre la mesa diría que el Museo del Prado enriquece y fortalece el tejido económico de Madrid.

.....
           .....
                         ......

.

Ahora vuelvo a mi pernera y pienso lo mismo, pero en chiquitito, de nuestro Museo de Estelas.





El avance significativo de este año creo que no tiene que ver con el número de visitantes (las cifras en este caso sólo son un aval, los momentos divertidos que he pasado con esas personas que me las he registrado “para mi” de otro modo). 


Todo esto quedaría “en agua de borrajas” sin un respaldo en firme por parte de nuestro actual ayuntamiento en el fin de regularizar el espacio.

Es un poco raro que el recinto no contase con un permiso o licencia de apertura, con un alta en el IAE, siguiendo un plan de viabilidad y cumpliendo con sus obligaciones fiscales. Y se ha trabajado en esa dirección y a día de hoy cumple más con la legalidad que lo que llevaba cumpliendo desde que dejase de ser cementerio.

Esto es un rollo, pues supone tener más burocracia y menos liquidez, pero bueno, se acepta y se encara con optimismo.

Y esas son las cosas que se me ocurren si miro hacia atrás. 

Queda mucho por hacer pero los pasos se han dado en firme y en la dirección correcta. 

Mis archivos secretos: Por procedencia, sólo Asturias y Galicia se nos resisten.

Desde aquí agradecer a la red de colaboradores externos del museo, a las asociaciones que decidieron @Hilarriak como un destino de interés cultural, a las personas que se han perdido y han caído en laberinto sin querer pero que ahora están deseando volver, a quienes escribieron una reseña.. a todos..

Bueno, pues eso es todo. No te preocupes si ves un poco abandonado el blog, procuraré, al menos, poner una entrada a la semana (tengo muchos temas pendientes por aquí apuntaditos), es que estos días tengo mucho jaleo.

Pues hasta aquí mi entrada-disculpa de esta semana. Recuérdame que otro día te vuelva a enseñar lo croquis y te cuente el plan museológico enlazándolo con la conclusión sobre estelas aezkoanas ¡diez bolitas azules jamás dieron tanto juego! 


¡Qué pases una feliz semana! 
¡Salud! Osasuna!



domingo, 9 de diciembre de 2018

Basurde baten oroitzak, aziendein gidak 2/2


.....



Cuando se moría ese animal había que darlo de baja en la Secretaría del Ayuntamiento de Garralda. No había ningún control con la devolución de las guías al Secretario. Éste daba de baja el animal en el registro y los papeles, ya sin ningún valor, se los quedaba el propietario. Y podía utilizarlos como quisiera.

Por otro lado, estaban las Guías de Circulación Conjuntas. Cuando había que trasladar a varios animales a la vez, se hacía una sola guía para todos ellos.

Azienda ori iltzen zeleik Garraldako Udaletxein Idazkaritzan bajan eman bear ze. Idazkariari gidak itzultzen zitzeizkioleik etze ja ere kontrolatzen. Berak azienda erregistroan bajan ematen zue eta balioeik gabeko paper ebek xabeak artzen zitue. Era nai zuen bezala ibiltzen al zitue.

Bertzalde bezire Elkar Ibiltzeko Gidak. Azienda batzuk elkarrekin eman bear sireleik denendako gida bakarra eitentze.


Taníamos un trato con el secretario de un pueblo de los alrededores, y nos hacía muchos favores. Aquel secretario apuntaba en un talonario aparte las Guías de Circulación Conjuntas.

Luego, si al llegar a Garralda, no nos habíamos tropezado con los guardas y no habíamos tenido que presentar esos papeles, llamábamos por teléfono al secretario y le decíamos que todo iba bien. Entonces él anulaba esa guía del talonario. Así nos quedábamos con una guía conjunta que ya no figuraba en ninguna parte. Esa también era una buena forma de conseguir los documentos falsos para el contrabando.

Inguruko erriko idazkari batekin tratu bat gindue ta fabore anitz eiten zazkigu. Idazkari arek berexik zuen libru batean Elak Ibiltzeko Gidak ezartzen zitue.

Gero, Garraldara eiltzean, goardiekin gertatzen ez bagine eta paper oriek irakutsi bear izan ez baginduze, urrutizkinas idazkariari deitzen gindako eta gauzak ongi izan zirela erraten gindako. Orduan berak gida ori librutik urratzen zue. Ola nion ere ez etze agertzen Elkar Gida batekin gelditzen gine. Ori base kontrabandoeindako paper faltsuak eskuartzeko modu on bat.

Otra forma de hacerlo era la siguiente: cada mes, creo que los días 13 y 28, había un mercado de ganado en Aribe. Era comercio legal y siempre había que llevar algún animal por el monte a Pamplona. Comprábamos en el mercado terneros y caballos y los llevábamos ese mismo día hasta Biskarret. Siempre llegábamos allí a las diez o las once de la noche. Cenábamos en la taberna de casa Zandio y, a partir de la medianoche, salíamos hacia Pamplona. Lo hacíamos así porque la guía de la circulación de los caballos que habíamos comprado valía para el día siguiente. A las ocho de la mañana estábamos en la Milagrosa con el ganado.

Au eiteko bertze modu bat urraena ze: ilabete guzietan, 13an eta 28an usted ut, base Ariben azienden merkatu bat. Legesko salerosketa ze eta beti bazire animal batzuk mendis-mendi Iruñera emateko. Merkatuan aretxe ta zaldiak erosten ginduze, ta egun berean Gerendiaineino ematen ginduze. Arata beti artseko amar edo ameketan eiltzen gine. Zandio etxeko tabernan afaltzen gindue eta, gaberdi ondoan, Iruñera atratzen gine. Ola eiten gindue zengatik erosi ginduzen zaldien Ibiltzeko Godak biramuneko balio zue. Goizeko zortzietakoan aziendeikin Milagrosan gine.

Si esa noche no nos habíamos encontrado con los guardas en el camino nos quedábamos con los papeles. Entonces uno de Pamplona nos subía a Sorogain con el coche. Allí, en el monte, recogíamos otros caballos o potros que venían desde Francia de contrabando. Los bajábamos a Pamplona con las guías de los que habíamos comprado en Aribe el día anterior, válidas solamente para ese día. Si no había que pasar ganado desde Sorogain solíamos quedarnos a dormir en Biskarret la noche anterior y al amanecer salíamos hacia Pamplona con los animales que habíamos comprado en Aribe. Así pasamos muchísimos animales de contrabando durante muchos años.

Gau goetan bidean zorribeltzekin topatu ez bagune paperrekin gelditzen gine. Orduan Iruñeko batek otoeikin Sorogainera ihaten zagu. Gan, mendian, kontrabandoan Frantziatik etortzen ziren bertze zaldi edo pottoka batzuk artzen ginduze. Iruñera sausten gunduze bezperan Ariben erositako abreen gidekin, bakarrik egun gortako balio zutenak. Sorogaindik ezpaze aziendatik pastu beaar, bezperan Gerendiainen lo eitera gelditzen gine, eta argiastean Ariben erosi ginduzen animaliekin Iruñera atratzen gine. Ola kontrabandoan animaliak burrustaka pastu ginduze urte anitzes.

Casi siempre que bajábamos ganado desde Aribe hasta Pamplona parábamos en aquella taberna de Biskarret. Había también una fonda. El amo se apellidaba Mendia. Recuerdo que una vez, cuando yo tenía trece o catorce años, bajamos siete u ocho mozos con un montón de caballos. Otros de Villanueva también venían con vacas. El caso es que llovió y todos llegamos empapados a Biskarret.

Aribetik Iruñera azienda sausten gindueleik abantxu beti Gerendiaineko tabarna ontan gelditzen gine. Baze ostatu ere bai. Nagusiak Mendia izena zue. Oroitzen niz bein bates, nik amairu edo amalau urte nitueleik, zazpi edo zortzi gizon zaldi multso batekin sautsi ginela. Hiriberriko bertze batzuk beekin etortzen zire ere bai. Kontua da euri anitz ein zuela ta Gerendiainera dena bustirik eldu ginela.  

Cuando nos vio la dueña, empezó a sacar pantalones secos de no sé dónde. Sacó un montón, pero no había suficientes para todos. Tenían una hija de unos cinco años, que miraba todo de reojo, con los ojos muy abiertos. ¡Qué bonita era aquella niña! Para que la niña no nos viera desnudos, porque la madre no quería, nos pusimos alrededor del fogón, y los que estábamos vestidos tapábamos a los desnudos. ¡Cómo nos reímos aquella noche!. El marido metía sin parar leña en el fogón, y en un momento nos calentamos todos y se secó la ropa. Nos quedamos a dormir, porque no teníamos prisa al día siguiente. Así que, después de cenar, fuimos a la cuadra y ordeñamos todas las vacas que habían traído los de Villanueva. Le subimos a la dueña diez litros de leche y, a la mañana siguiente, desayunamos un pozal de chocolate que nos había preparado.

Etxekoandreak ikusi zaguleik eztakit nondik galtza idorrak atratzen asi ze. Multso bat atra zue, vaina denendako etze aski. Bortz urteko edo olako alaba bat zute, guzia saeska begiratzen zuena, begiak edekik. Ze polita ze neska ura! Nerka garek gizonik buluzik ikus ez zezan, amak etzuelakos nai, sukunein inguruan ezarri gine, ta beztituik gindaudenek buluziak zeudenak estaltzen ginduze. Nola irri ein gindue gau gartan! Senarrak aldioro egurra sura sartzen zue, eta mementtu batean denak berotu gine eta arropa guziak txukatu zire. Lo eitera gelditu gine biramunean priseik ez ginduelakos. Gerostik, afalondoan, artegira fan gine ta Hiriberrikoek ekarri zuzten bei guziak zeitzi ginduze. Etxekoandreari amar litro este ihan gindazkio eta, biramunean, prestatu zagun txokolatesko bezko deseinatu gindue.




Texto extraído del libro "Memorias de un jabalí - Basurde baten oroitzak" que narra la vida de Alberto Lerindegi "el mejicano".  ¡Hazte con el libro que merece la pena!

lunes, 3 de diciembre de 2018

2 recetas de carne para este invierno

¡Hola! Hoy lunes 3 de diciembre te traigo dos recetas, a ver si poco a poco voy completando la sección de gastronomía. 

En esta ocasión te propongo dos estofados de carne, una de carne blanca y otra de carne roja, ambas fáciles de hacer y sabrosas, ideales para tomar calentitas este invierno. ¡Vamos con ello!

1.- Olla de Buey 

Esta estupenda olla de Buey para 6 personas se prepara en unos veinte minutos, a los que tendrás que sumar 2 horas y media de cocción. Se trata de un guiso tradicional, exquisito y muy nutritivo así que cárgate de fuerzas y hazte con estos ingredientes:

2 rabos de buey cortados por las vértebras (no te voy a engañar, si vas a la carnicería y los pides de vaca vieja te saldrá bastante más barato y te habrán dado lo mismo)
Harina
Sal y Pimienta negra
6 cucharadas de licor de tipo Brandy
1 cebolla
1 cucharadita de tomillo
4 zanahorias
4 cucharaditas de perejil
2 hojas de laurel
1 litro de caldo de carne
1 kilo de patatas (mejor si son del Pirineo)
1 vaso de vino tinto

Calentaremos nuestro horno a 250 grados y enharinamos una fuente llana y grande que habremos salpimentado. 
Rebozamos en ella los rabos de buey o vaca y los horneamos durante 15 minutos por cada lado (media hora en total).
Ponemos los rabos de buey o vaca con el jugo que hayan soltado en una cazuela grande, será el momento de bajar la temperatura del horno hasta los 175 grados. 

Calentamos el brandy en un cacito, lo flameamos (lo quemamos) y lo echaremos la cazuela con el buey. Echaremos la cebolla picada, la zanahoria, el perejil, el tomillo, el laurel, el litro de caldo y el vino tinto. Después echaremos medio litro de agua (más si fuera necesario) y salpimentaremos, dejando cocer lentamente hasta que esté tierna. 

Unos veinte minutos antes de acabar la cocción añadiremos las patatas troceadas. 

¡y listo! ¡Ya tenemos nuestro plato de rabo de buey para unos seis comensales! ¡Buen provecho! 





2.- Guiso de pollo y verduritas 

Vamos con nuestra segunda receta, que prepararás en sólo 20 minutos y cocerás durante una hora y media. 

Necesitarás para 6 raciones los siguientes ingredientes:

1 pollo de kilo y medio
4 zanahorias
2 nabos
2 puerros
2 o 3 patatas (mejor si son del pirineo)
1 rama de apio
un cuarto de berza o repollo
sal
....
Para su salsa (que ya te aviso, es lo que le da el toque al plato)

media cebolla
1 diente de ajo
1 kilo de tomates maduros
5 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharas de postre de sal
media cucharada de pimienta negra
una cucharada de perejil picado
.....

Vaciamos y limpiamos el pollo (si no lo compramos ya limpio) asegurándonos de vaciarlo por completo y quemándole las plumillas que puedan quedar en su superficie. Pelamos y troceamos las zanahorias, los nabos, el apio (quitándoles las partes verdes). Pelamos las patatas y las troceamos con la berza. Las patatas irán en trozos no muy grandes (de unos 4 o 5 trozos si son pequeñas y de 8 a 10 si son de mayor tamaño). 

Ponemos el pollo con todas las verduras en una cazuela hermosa y lo cubrimos de agua. Sazonamos y dejamos cocer lentamente, hasta que las verduras y el pollo estén bien cocidos (más o menos una hora).

Mientras se van cociendo adelantamos con la salsa, para ello rehogamos en aceite la media cebolla bien picada y un diente de ajo machacado. Añadiremos los tomates maduros en trozos y sazonamos con sal, pimienta y perejil. Cocemos a fuego lento hasta que los tomates se deshagan y tamizamos nuestra salsa para retirar las pepitas y la piel. 

Serviremos los dos platos por separado en sendas cazuelas o boles para que los comensales los mezclen en el plato, a su gusto. 

¡Ya tenemos nuestro guiso de pollo hecho!. 


jueves, 29 de noviembre de 2018

Pérdidas y daños en Aria durante la guerra de la Convención 2


Seguimos repasando la devastación del pueblo de Aria tras el paso de las tropas francesas en 1795 durante la Guerra de la Convención. 




9.- Casa Elizalde, su dueño Martín Amundarayn. La Casa quemada con su granero inmediato, con pérdidas de cuatro cabezas de ganado vacuno, dos yeguas, seis cabezas de ganado prieto, seis ovejas con una cabra. Grano, sesenta robos de trigo, ciento y setenta de avena, once robos de arveja. Ropa, tres almohadas, una sábana, dieciocho camisas, seis varas de lienzo y setenta reales en dinero.

10.- Laurenz, Fermín Elizalde su dueño. Su casa y corral de dos bordas quemadas, y además con pérdida de dieciséis cabezas de ganado vacuno, item otras doce de ganado prieto, otras ocho de ovehas, con otras ocho de cabras. Grano, ciento sesenta robos de trigo, de avena doscientos cincuenta, cuatro de linosa. Ropa, cuatro camisas, una sávana y un goavete con unas mantas, media manta de caballería, treinta varas de paño del país más trenta y nueve madejas de hilo.

11.- Iriarte, Javier de Iriarte su dueño. Sus dos bordas reducidas a ceniza, con pérdida de una vaca y tres cabezas de ganado prieto, seis ovejas con dos cabras. En grano, treinta robos de trigo, otros treinta de avena, otros ocho de arveja. Ropa, dos goavetes, tres sábanas, ocho camisas, sesenta y seis varas de lienzo, cincuenta y seis varas de paño del país.

12.- Apat, su dueño Francisco Reca. Se han llevado cuatro cabezas de ganado vacuno con una yegua, cinco cabezas de ganado prieto, siete ovejas y una cabra. En grano, cuarenta y nueve robos de trigo, ochenta de avena. Ropa blanca, cuatro almohadas, cuatro goavetes, cinco sábanas con treinta y nueve madejas de lienzo que hallaron y se lo llevaron.

13.- Urrutia, su dueño Martín Aguerre. Con una borda quemada y con pérdida de siete cabezas de ganado vacuno, cinco de ganado prieto, siete cabras, siete ovejas. De grano, cuarenta y ocho robos de trigo, ciento cuarenta de avena, de arveja siete. Ropa, dos goavetes, tres sábanas y dieciocho camisas, con cuatro almohadas y seis varas de lienzo.

14.- Jauri, su dueño Martín Laurenz. Le quemaron un extremo del balcón de su casa y le llevaron veinte cabezas de ganado vacuno, con otras once de ganado prieto, ocho ovejas con cinco cabras. En ropa, doce almohadas, tres goavetes, tres sábanas, diez camisas, cinco varas de lienzo, ciento treinta y nueve de paño del país.

15.- Retegui, su dueño Francisco Retegui. Con su casa, borda y granero reducidos a ceniza, además con pérdida de once cabezas de ganado vacuno, ídem de una de ganado prieto, otras treinta y dos de ovejas con tres de cabras. Cinco robos de linosa, de trigo sesenta robos, de avena ciento cuarenta, de beza cuarenta y cuatro robos. De ropa blanca, trece goavetes, diez sábanas, veintiséis camisas con cuatro almohadas, ciento dieciocho varas de paño del país.

16.- Esteve, sus dueños murieron y han quedado cinco hijos. Reducida a cenizas su casa, con pérdida de cinco cabezas de ganado vacuno, seis de prieto, ocho de ovejas. En grano, de trigo cuarenta robos, de avena ochenta, de paño del país dos varas.

17.- Reca, su dueño Rafael Anso. La casa con su granero y dos bordas reducidas a cenizas con pérdida de cinco cabezas de ganado vacuno, con la de una de caballería, nueve de proeto, con la de diez ovejas y otras diez de cabras. De grano, cincuenta robos de trigo, de avena doscientos ochenta, de girón nueve, de linosas seis. De ropa blanca ocho almohadas, diez sábanas, más dieciséis camisas y veinte varas de paño del país.



Los perjuicios que los Caseros Residentes en este pueblo de Aria han experimentado son los siguientes:

Miguel Gurpide perdió quince robos de trigo con otros quince de avena y de ropa seis camisas.

Simón de Etxeberri perdió quince robos de trigo con otros quince de avena y una cabra.

Andres Indabe perdió catorce robos de trigo con otros tantos de avena, una cabra, dos almohadas, tres sábanas, dos goavetes, cinco camisas y veinticuatro varas de paño del país.

Juan Lucas Amundarain ha perdido treintaicinco robos de trigo, cincuenta de avena, veinte de beza, dos sábanas, seis camisas, doce varas de paño del país con seis cabras.

Manuel Lerindegui perdió una cabra, trece robos de trigo, cincuentainueve de avena, veinte de beza, de ropa perdió tres sábanas, dos goavetes, catorce camisas, una almohada, setentaiocho varas de lienzo con treinta y tres varas de paño del país.

Juan José Loperena perdió cincuenta robos de trigo, seis de avena, con dos camisas.

Miguel Vizcay perdió treinta robos de trigo, veinte de avena, en maderamen de doce a trece pesos, le quemaron cuatro sábanas, ocho camisas, treintaiocho varas de lienzo con veinte varas de paño del país.

Josefa Elizalde, viuda, perdió siete robos de trigo, de avena cinco, dos almohadas, dos sábanas y dos goavetes, con diecisiete varas de paño del país, más treinta y seis varas de lienzo.

Y el recuento acaba así:

“No es posible referir por menor los perjuicios que han causado, y por eso se pone lo más quemado, suponiendo la inteligencia de todo lo demás. 
Aria, a 29 de Octubre de 1795"


Firman Don Antonio Mayora, su Abad, Andrés Iturralde y Jamar, Martín Joseph de Irigoyen y Francisco Reca y Apat.

….

Recuerda que si te ha gustado esta entrada puedes hacerte con el genial libro que recopila los daños y los combatientes de la guerra de la Convención en el Valle de Aezkoa. Se trata del libro “Consecuencias de la guerra de la convención en el valle de Aezkoa” escrito por nuestro vecino Mikel Iriarte Lorea.

Por otro lado, intuyo que te interesará echarle un vistazo a estas otras: