vista

vista

Páginas

lunes, 18 de agosto de 2014

Gaueko, el señor de la noche.

O el señor de la noche (noche gau, eko –de en Euskera) es un espíritu mayor de la Mitología Vasca, de naturaleza maligna que acosa, secuestra y descuartiza a los incautos que salen de noche, o en determinadas noches, de las casas. Especialmente gusta de niños y doncellas así como de pastores. 



Odia a los presumidos y a los ladrones y se ceba en sus casas. Viene a recordar al individuo la casa y a castigar a aquel que se aleja de la protección del hogar. 

Tiene capacidad, al igual que Mari, de metamorfosearse en animal, wargo negro, vaca o lobo son sus formas favoritas.

Cuenta la leyenda que los hombres, ante tal ente maligno, acudieron a Mari para librarse de él y esta les regaló un faro en la noche, a su primera hija, Ilargi (Luna en Euskera) Pero esto no alejó sus males así que bendijo a la flor de Eguzkilore, la flor del sol en Euskera (flor = lore, eguzkia = sol) –un tipo de cardo muy común en Euskal Herria- para que lo colocaran en las puertas de las casas a modo de protegerse. Según cuentan, Gaueko al ver estas flores en la puerta se parará distraído a contarle las brácteas y perderá ahí su poder perdiéndose con las cuentas.

En Villanueva hay un crucero datado de 1645 (llamado de Arrese) Se cuenta que la hija de aquella casa fue raptada por el señor de la noche.

También en el mismo pueblo se constata la desaparición y ejecución de un niño por sus mismos influjos. La familia vio una hoz asomarse por la ventana y un reguero de sangre cuando le aguardaban en casa.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario