vista

vista

Páginas

lunes, 22 de septiembre de 2014

El Colirrojo Real

El Colirojo Real, Phoenicurus phoenicurus, es un pequeño pájaro (de 13-14,5 Cms de largo y unos 12-18 gramos de peso) de la familia de los Muscicapidae, cantor de colores coloridos y alegre, el plumaje central de la cola es de color marrón, y las plumas externas y la rabadilla tienden al rojizo. El macho posee una máscara negra muy característica con la frente blanca y color gris en el capuchón y el dorso, el pecho y los flancos son anaranjados y este color se extiende a los lados del vientre que es blanco en el centro. las hembras son de un color más uniforme sin máscara, aunque se pueden distinguir matices herrumbre en sus pechos. En otoño, los machos mudan las plumas y su garganta adquiere manchas blancas y su dorso se torna más pardusco. 

El colirrojo real tiene pico y patas negras, e iris marrón oscuro. Son aves tímidas pero alegres. 

La cola pardorojiza les da su nombre.


Anida habitualmente en los huecos de los árboles, de los edificios o en cajas nido, estas últimas las prefiere de aberturas amplias, los nidos los hacen usando musgo, fibras de raíces, líquenes y pastos secos, los recubren densamente con pelos y plumas. El macho es quien elige el lugar donde la hembra construirá el nido: Inmediatamente que un macho ocupa un territorio canta con vigor tratando de atraer a la hembra. Continúa cantando después de la llegada de aquélla y en especial en los días en que la invita con continuos vuelos hacia el agujero que ha elegido para que haga el nido, posándose reiteradamente en el borde de ese agujero no hay duda que trata de estimularla a iniciar la construcción del mismo. Tan pronto como ella comienza, y aunque él no toma parte en el trabajo de llevar material, se vuelve silencioso para empezar nuevamente a cantar en cuanto el nido está terminado. Este silencio puede durar solamente 2 días, puesto que algunas hembras se dan una extraordinaria prisa para construir nido. 

Se reproducen en hábitats arbolados y bien iluminados en el norte de Europa. Ponen de 3 a 9 huevos de color azul muy pálido en Mayo. La hembra los incuba durante quince días  y los polluelos permanecen en el nido unas dos semanas alimentados por ambos progenitores.

Durante la puesta el macho canta poco, pero en cuanto la hembra se sienta a incubar lo hace con fuerza y continuidad desde un posadero muy próximo al nido. Normalmente nunca a distancia superior a 125 metros.

Tienen una migración nocturna. Vuelan al sur de Agosto a Septiembre para pasar el invierno en el norte de África, regresan de Abril a Mayo.


Se alimentan principalmente de insectos y de sus larvas, lanzándose al vuelo para capturar a los voladores y también cogiéndolos del suelo, ocasionalmente también consumen algunas bayas. 

El canto es difícil de escuchar antes de la primera semana de abril, suenan con un  “hyit” mesurado, parecido al sonido que emite el mosquitero común similar, seguido de un “hueet-dik-dik” como un chasquido.

Es un pájaro fácil de observar y estudiar, tanto por su abundancia como por sus costumbres notorias, anidando en lugares fácilmente accesibles al hombre y posándose siempre al descubierto. Además del brillante plumaje de los machos, llama también la atención el continuo movimiento de la cola, una vibración muy rápida o un temblor de arriba abajo, que le ha valido nombres populares como el de Temblarrabos, y que ambos sexos efectúan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario