sábado, 20 de septiembre de 2014

El Eguzkilore



La Carlina Acualis .L, Eguzkilore (Flor del Sol, en Euskera) es una planta bienal y espinosa, semejante al cardo y con un tallo muy corto. Su nombre se lo debe a la leyenda que cuenta que un ángel le contó a Carlomagno que esta planta curaría la peste y así este logró evitarla entre su ejército, Acualis significa “sin tallo”.

Sus hojas son recortadas y espinosas, con brácteas punzantes, las basales crecen en una ancha roseta. Es natural de Europa central hasta altas latitudes, en España sólo crece en los Pirineos, Cantabria y País Vasco, la encontramos en montañas, pastizales y prados. 

Florece de Junio a Septiembre.

Su raíz se ha usado en medicina, ya que de ella se obtiene un aceite esencial de olor agradable que contiene flavonoides y sustancias antibióticas, así cómo inulina, taninos, óxido de carlina (futilbencilacetileno) y carileno, es muy efectivo contra irritaciones de piel y acné, su uso es tópico.

Se usa la raíz recolectada en otoño, en una decocción de 20 gramos por litro y se ha de tomar una taza tres veces al día.


El centro carnoso es comestible en pequeñas dosis, en dosis altas actuará como emético enérgico (nos hará vomitar).

Pero... lo que más conocemos de esta planta es su uso ornamental, una vez seca es colocada en las puertas de las casas de Euskal Herria para proteger a los habitantes de los demonios de la noche. Según cuenta la leyenda, la diosa Mari obsequió a sus hijos de esta planta para que cualquier ser malévolo de las oscuridades, al toparse con ella, debiera pararse a contarle las brácteas de la flor, así pasarían toda la noche, entretenidos, y sin hacer ningún mal hasta ser sorprendidos por la aurora. 

Su venta está prohibida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario