vista

vista

Páginas

lunes, 27 de abril de 2015

El Turón

El Turón, o la Mustela Putorius es un mustélido de tamaño medio que se extiende por toda Europa, salvando los Balcanes y las islas del Mediterráneo. 




Tiene un cuerpo alargado que puede medir de 38 a 43 cms de largo y unos 15-20 de ancho. Pesa entre 800 gr y 1300 gr. 

Suele tener capa oscura o tostada pero presenta un característico antifaz blanco en el hocico y las orejas y los ojos.  

En la zona norte de la península encontramos la Mustela Putorius Putorius mientras que en el centro y sur abunda la Mustela Putorius Aureolus, esta última es algo más grande y presenta una coloración más blanquecina. Habita tanto bosques cómo matorrales o terrenos cultivados. 

Vive unos 6 o 7 años y no hiberna. 

La época de celo es en primera, de Marzo a Mayo, en la cual se producen varios acoplamientos. 

Pese a ser nocturno, durante la época de celo suele salir cuando hay un máximo de sol para calentarse. 

La gestación dura entre 40 y 42 días y tienen una prolificidad de 3 a 6 crías al parto. 

Las crías se independizarán al mes y se iniciarán sexualmente al año. 

Su dieta está adaptada a la región dónde habitan pero suele basarse en pequeños mamímeros (ratoncillos y conejos) y anfibios sin desechar sapos ni víboras. Raramente pueden atacar algún gallinero pero en cualquier caso no son tan sanguinarios cómo las garduñas, matan solamente lo que vayan a ingerir. Si comen algún huevo, lo hace a través de un agujero por el que sorbe el contenido, pudiendo dejar marcas de los colmillos con una separación de 1,3-1,5 cms. 

Puntualmente, se han introducido en zonas con alta densidad de población de conejos para regular la misma (Madrid y Toledo). Es un depredador ágil que posee una vista muy aguda, buen olfato y excepcional oído. 


Son animales solitarios excepto en época de reproducción y es el más nocturno de los animales del género Mustela. Campean entre 1 y 11 kms cuadrados. Se desplaza a saltos lentos y cortos arqueando mucho la espalda de una manera muy característica. No le gusta trepar pero salta con destreza y nada y bucea perfectamente.  



Entran dentro de la dieta del zorro, el búho real, el gato montés, el lobo o el lince (entre otros), pueden estar contagiados de rabia o moquillo. Cuando se ven amenazados y cómo método de defensa emiten un nauseabundo olor desde las glándulas anales.




Aunque sabe cavar bien prefiere instalarse en madrigueras de otros animales, su cuerpo puede colarse por agujeros de 6-8 cms de diámetro.  



Han sido perseguidos en zonas de tradición cinegética por ser considerada una especie perjudicial para el conejo, si bien el descenso de la población es más probable que se deba a una pérdida de hábitat y falta de alimento. 



Esta especie está incluida en el capítulo III del Convenio de Berna por lo que se considera que su supervivencia pudiera estar amenazada de no tomarse medidas para su conservación. Asimismo figura como clasificada de "insuficientemente conocida" según la Lista Roja de los vertebrados españoles, publicada por ICONA.



No se han podido establecer datos suficientes sobre su población y la información sobre este animal es muy escasa y fragmentada. Se halla en núcleos escasos en territorios alejados y se empieza a dar una hibridación con el hurón (Mustela Putorius Furo), una subespecie domesticada hace más de 2.500 años para cazar conejos.



El uso de pesticidas, los atropellos y la persecución directa es un motivo que lo ha extinguido en amplias zonas. 



Las medidas para su conservación son investigar mejor la etología de Turón, recuperar poblaciones de conejo, ordenar el territorio de manera que se consideren las necesidades ecológicas del turón y conservar convenientemente su hábitat, la creación de pasos para fauna en carreteras y autovías, la promoción de los sistemas agrícolas no intensivos, el mantenimiento de la vegetación natural, el uso restringido de fitosanitarios, la prohibición de su caza y el control de capturas ilegales para su comercialización.

Aunque es relativamente raro encontrarse con uno, ya que son animales muy esquivos, podemos descubrir sus rastros.

Bien... ¿cómo sabemos si un Turón ha pasado por alla y ese terreno se encuentra dentro de sus 1-11 kms de campeo?



-Sus huellas: Constan de 4 o 5 dedos y son más pequeñas que las de la marta, las huellas de las patas traseras miden más que las delanteras y se pueden ver acomapañadas de la impresión dejada por la cola.

-Los excrementos: Miden 6 u 8 centímetros de largo pero son muy estrechos, el grosor no llega a los 10mm. La coloración oscura depende de la dieta que haya seguido, son retorcidos y de afinadas puntas. Se suelen depositar en puntos clave de su territorio, generalmente al lado de su madriguera. Si analizamos las heces encontraremos restos de sus víctimas (plumas, pelo, caparazones y huesos), es raro encontrar espinas de pescado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario