lunes, 27 de julio de 2015

La Luciérnaga



En las noches de verano estos pequeños insectos llaman mucho la atención al brillar, es entonces cuando distinguimos claramente a las luciérnagas: las hembras emiten un color verde intenso para atraer a los machos. Su nombre viene de la palabra latina lucerna, candela. 

El abdomen de las hembras tiene una estructura de tres partes diferenciadas: una primera capa de células epidérmicas transparentes que dejan pasar la luz, una segunda capa de células luminosas que producen la luz y una capa inferior con células que contienen cristales de ácido úrico que reflectan la luz a modo de espejos. 

La luz es un producto de reacciones químicas; una molécula muy pequeña, de unos 20 o 30 átomos llamada luciferina, reacciona con el oxígeno y el adenosín trifosfato desprendiendo energía luminosa, produce una luz amarilla-verdosa mediante un proceso extraordinariamente eficiente, menos de un 2% de esta energía es convertida en calor. 


Machos y hembras son muy diferentes, el aspecto de la hembra es parecido al de una larva, con el cuerpo alargado de color negro, con segmentos bien diferenciados en el tórax y el abdomen, las podemos ver sólo en verano mientras que las larvas están presentes y creciendo en las cuatro estaciones, además, las larvas tienen los extremos del tórax y el vientre punteados de color amarillo. Los machos, más pequeños que las hembras, tienen alas bien desarrolladas y dos ojos bastante llamativos con los que distinguen los cambios en la luminosidad. 

Larva de luciérnaga
Algo curioso sobre estos insectos es que los adultos no se alimentan y utilizan las reservas que obtuvieron siendo larvas, cuantas veces les habré puesto un trocito de lechuga cuando las recogía... 

Algunas especies brillan intermitentemente.

A finales de Junio, todo Julio y principios de Agosto las larvas pasan al último estado (de pupa) emergeran las hembras y los machos, las hembras unos cuatro - seis días antes que los machos. 
La hembra en celo curvará su cuerpo mostrando las placas luminosas del inferior del abdomen, el macho será atraído y se aparearán, después de esto la hembra apagará el farol. 

Diferentes estadios de la luciérnaga, 4B Larva, 3 y 4 Machos, 4A hembra

La puesta es de unos 50 - 150 pequeños huevos esféricos de un milímetro de diámetro, estos huevos durante unos días pueden brillar con una pequeña luz amarilla. Al cabo de un mes las larvas eclosionan y avanzan en busca de alimentos unos cinco metros a la hora. 

Las larvas tienen unos pequeños puntos luminosos de baja intensidad, nada comparable al de la hembra adulta, en este estado de desarrollo ambos sexos emiten luz tenue. Esto parece advertir a los depredadores insectívoros de que son bastante indigestas. 

Sus cuerpos están formados por una cabeza y segmentos semirígidos y articulados, cómo si fuera una armadura. El primer segmento protege a la cabeza y se llama pronoto. 

Durante el primer otoño, las larvas se alimentarán de caracoles siendo activas durante las horas nocturnas y en lugares húmedos, son capaces de seguir el rastro de los caracoles y babosas, una vez localizada su presa la larva se montará sobre ella y la morderá con sus mandíbulas, desprendiendo un jugo que la paralizará y romperá sus tejidos que serán fácilmente absorbidos. Durante su desarrollo, la larva de luciérnaga puede llegar a comer más de setenta caracoles. Luego, con la llegada del frío hibernarán bajo troncos o piedras. 

A lo largo de su desarrollo, que dura dos años, mudarán de piel de cuatro a siete veces. 


Existen varias especies, todas ellas del género Lampyris, en Navarra podremos encontrar la Lampyris Noctiluca y la Lampyris Ibérica



No hay comentarios:

Publicar un comentario