vista

vista

Páginas

jueves, 2 de julio de 2015

Secretos de pueblo (Parte I)

¡Hola! Algunos de vosotros me habéis preguntado cómo lo hacemos para vivir en unos pueblos sin apenas comercios. A decir la verdad, viviendo en esta zona te conviertes en alguien austero por obligación y sin dificultad, apenas nos afectan las campañas publicitarias en prensa, televisión o internet porque por mucho que anuncien esas nuevas galletas con más cereal que nunca, ese detergente para quitar manchas no encontraremos estos productos en las cuatro furgonetas que nos visitan, pueblo por pueblo, semanalmente. 
Así que una pregunta queda en el aire ¿cómo hacemos para tener la piel hidratada, la ropa nueva, la piel suave.. sin esos productos? Es por ello que empiezo esta sección que en sus primeras entregas estará en la sección de etnografía hasta que tenga tamaño suficiente para hacerse sección propia. 

Aquí contaremos trucos sobre remedios naturales, hidratantes caseros, abonos para la huerta... todo hecho con productos que todos tenéis en casa. Quizás descubráis que podéis prescindir de gran parte de vuestro carro de la compra. 

Y así, empezamos con Secretos de Pueblo (Parte I) 




Contra las hormigas

Para librarnos de las molestas hormigas sin causarles perjuicio alguno bastará con que limpiemos las encimeras por las que pasan y el suelo con vinagre (de cualquier tipo), el fuerte olor las desorientan de manera que pierden el rastro y van a otros lugares dónde les sea más fácil comunicarse. Otros repelentes naturales son posos de café (los evitan sistemáticamente) o la canela

Abono de plantas

Una forma magnífica para fijar el Nitrógeno en nuestras macetas es plantar en ellas un puñado de lentejas, además, ayudarán a fortalecer las raíces de esquejes. Si necesitamos potasio para la época de floración herviremos pieles de plátano trituradas que echaremos en nuestras plantas, para aportes de calcio extra podemos añadir también cáscaras de huevo trituradas y conchas de moluscos y mariscos.

Repeler plagas

Si lo que queremos es repeler alguna plaga de nuestras plantas usaremos ajo picado mezclado con un poco de agua, frotaremos las hojas con este líquido, haciendo especialmente incapié en el dorso de las hojas, dónde suelen poner los huevos. También podemos hervir un puñado de hojas de ortigas y usar un dispersor para pulverizar el líquido sobre la planta. Para recoger las ortigas sin que piquen hay que aguantar la respiración mientras se tocan.

Tinte negro para el pelo y ropa

Para obtener un poderoso tinte natural que devuelva el negro a nuestras prendas y nos cubra las canas a las que tenemos cabello oscuro deberemos hervir un buen puñado de hojas de hiedra durante 40 minutos, si no la tenemos fresca podemos usar hojas secas igualmente. El caldo resultante lo usaremos para aclararnos el pelo (si es el uso deseado) o pondremos en él la ropa negra que queramos oscurecer.


Piel suave e hidratada 

Un fantástico hidratante y exfoliante casero es mezclar aceite de oliva con azúcar, esta mezcla dada sobre el cuerpo en la ducha arrastrará las células muertas de la piel a la vez que hidratará tu nueva piel, os aseguro que el resultado no es graso, pero si no te atreves con el aceite, prueba a mezclar un poco de azucar con tu gel de ducha diario ¡el resultado sorprende!. Un buen tónico para la piel que además limpie y exfolie puede ser también la mezcla de un poco de leche (de cualquier variedad) con sal

Limpieza bucal completa

En el agua de enjuague echa media cucharadita de sal, esta mezcla hará dilatarse a la encía y soltará cualquier pequeña parte de alimento que se haya quedado incrustado, añadir un chorrito de agua oxigenada al agua te blanqueará los dientes, un enjuague diario con una infusión de flores de sauco te curará la inflamación de encías o piorrea (ideal enjuagarlo tras haber dilatado la encía). Con estas sencillas fórmulas podrás prescindir de cualquier colutorio comercial. 



¿Desmaquillante? No gracias, sólo póngame una manzanilla

Cuando tomes una manzanilla no tires jamás la bolsita, esta, tanto por su textura como por su contenido es un desmaquillante o limpiador excelente, basta con humedecerlo y extenderlo por cara, especialmente en mucosas (oído, fosas nasales y ojos). La manzanilla es un desinfectante ocular maravilloso, calma los ojos cansados y limpia heridas. La textura porosa de la bolsita arrastrará sin problema las suciedades de la piel. Si la tomas a granel y sin bolsa puedes usarla igualmente envolviéndola en una gasa. 

Acondicionador para cabellos rubios

Para aclarar gradualmente tu pelo castaño o rubio este verano en el último aclarado cuando te lo laves, usa un buen puñado de infusión fría de manzanilla. También aportará brillo y teñirá ligeramente de rubio tus canas, el vinagre también aporta un brillo extra. 

Para los catarros

No hay catarro que no se cure con unos baños de vapor de cebolla hervida. Pon una cacerola a fuego vivo con agua y un par de cebollas y coloca tu cabeza encima cubierta por una toalla, en un cuarto de hora con este vapor notarás una impresionante mejoría de tu catarro ¡adios por siempre al farmagrip! 

Para las picaduras 

¡¡El verano!! Esa maravillosa época de calor, disfrute, sol y... mosquitos. Y con los mosquitos, las picaduras de mosquito. Para que dejen de picar nada mejor que extender con ayuda de un trocito de papel o algodón un poco de vinagre. Si no te hiciste una herida arrascándote ni lo notarás y te dejará de picar instantáneamente, si por el contrario la picadura tiene una pequeña herida te escocerá de manera sobrehumana durante medio minuto y trascurrido este tiempo te dejará de picar.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario