vista

vista

Páginas

lunes, 28 de noviembre de 2016

Tripotxas con sangre de cerdo

¡Hola! 
Hoy os dejo con una receta artesanal para hacer tripotxas, extraída del libro "Recetas de cocina de Abuelas Vascas" recopilado por José Castillo. 

Esta receta de morcilla artesanal la facilita Feliciana Celay Basterra, vecina de Abaurrea Alta que en el momento de la primera edición del libro (año 1979) tenía 86 años. 

¡Vamos a ello!


Tropotxas con sangre de cerdo (Morcilla)

Cocer un kilo de arroz con dos litros de agua. 
Picar cuatro cebollas y un manojo de perejil. Poner en un barreño grande todo lo picado más el arroz. 
Sacar, al lado del fuego, unas hojas de "menda fiña" y cuando estén bien secas, aplastarlas, para hacerlas polvo, encima del barreño. Machacar cuatro ramas (palos) de canela, en el almirez, y luego añadirlas al barreño del arroz. 

Picar bien las grasas que están pegadas a los intestinos del cerdo, que se llaman "estartekos" y mezclar la grasa con el arroz. 

Según se quita la sangre del cerdo se va revolviendo muy fuerte con una "ardatatza" o con una cuchara de palo. Luego, se pasa la sangre por un colador fino, de alambre, llamado "pastekoa". Echar la sangre pasada al barreño donde está el arroz. 

Sazonar todo con sal y revolverlo bien. Dejarlo reposar un poco. 

Tenéis algunas ideas para utilizar las morcillas en esta página
Después, se puede empezar con la tarea del relleno. Los intestinos tienen que estar bien limpios. Empezar a meter la mezcla, con la mano, por una punta primero y luego por la otra punta. No es tan difícil porque las morcillas no son tan largas como los chorizos. Luego, atar las dos puntas con una liz y limpiarlas con agua. 

Poner el fuego a hervir, en una cazuela bien grande, cuando empiece a hervir echar las morcillas y pincharlas, de vez en cuando, para que no revienten. 

A la hora de estar cociéndose, se sacan del puchero limpiándolas con agua fría. Luego, colocarlas en la mesa encima de una tela y cubiertas con otra tela. Dejarlas reposar y al rato ya se pueden colgar. 

Cuando haya que comer alguna lo mejor es cocerla un poco primero y luego asarla a la parrilla, dorándola un poco. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario