vista

vista

martes, 9 de mayo de 2017

Etnografiando por Abaurrea Alta

Leyendo los trabajos de etnografía de Orbaizeta y Aria (de Maika Munarriz y Miren Ynchausti) disfruté enormemente y "uno de los pajarillos que me entraron en la cabeza" es que algún día se podría hacer algo parecido con el pueblo de Abaurrea Alta. Me descargué el guion perfecto para una encuesta etnográfica de Barandiarán (que no imprimí aún porque ¡¡son más de 500 preguntas!!) y pensé que, al menos, ya sabría rellenar alguna de los temas gracias a lo que conozco y he escuchado en estos años y lo que he ido aprendiendo después. Para hacerlo completo es un trabajo de años en el que debería participar mucha gente, y aún nos quedarán preguntas sin contestar.

Tengo que redactar un trabajo final para el curso de Museos y Arqueología de la UNED para junio y tenía pensado estresarme un poco un par de semanas y escribir sobre el Museo de Estelas en Abaurrea Alta y su proceso de Musealización pero hace poco me invitaron a compartir con Polonia parte de lo que tenemos en Abaurrea Alta y me resultaría, quizás, más apropiado, ampliarlo un poco:

                   Porque hay una historia realmente fantástica detrás.


Digamos que tengo seis etnógrafos favoritos por los trabajos que hicieron y uno de ellos tuvo una relación más que bonita con País Vasco y Navarra siendo de fuera.. 

                                         ..Muy de fuera...

                                                                      
                                                               Polaco.



¡Imaginaros a un Polaco en Aribe, Garayoa, o Abaurrea en 1915!, si ya es complicado imaginarse a alguien de Pamplona.. 


Imaginaros a un Polaco que quizás supiese inglés, castellano, o euskera. .. lo que sí que sé es que por aquí no habría nadie que supiese hablar inglés ni polaco.


Imaginaros que ese señor a base de observar, estudiar y aprender haya sido el referente para otros tres de mis otros etnógrafos favoritos.




Los años que pasó en España y Portugal le dieron para escribir dos gruesos de obra: Uno sobre estelas y otro sobre Hórreos. Sabemos que pasó por Espinal, Burguete, Garralda y Abaurrea Baja.


¡¡¡¿Cómo puede ser que no salgamos, apenas, en esos dos libros?!!!


Bueno… cuando estaba catalogando las estelas en Hilarriak Bizirik flipé, flipamos todos porque ni el francés Louis Colás, ni el polaco Eugeniusz Frankowski, parece que pasaron por aquí porque apenas registraron "nada"

Cuando me llegó la obra ampliada de su libro de estelas leí una posible explicación cómo prólogo del libro escrito por su segunda mujer:

Os presento a Maria Frankowska, que centró sus trabajos etnográficos en comunidades rurales de Sudamérica.

¡No me digáis que no hacían buena pareja!  Si queréis saber la historia que hay detrás de esta fotografía la tenéis en la cuenta instagram del Museo Etnográfico de Varsovia :) 

En el prólogo nos cuenta que su marido regresó a Polonía al acabar la guerra, pero eventualmente se escapaba al País Vasco y Navarra para tomar detalles y completar su obra más ambiciosa hasta ese momento, sobre algunas particularidades de los pueblos vascos. 

Este registro de campo, estudio, los bocetos, los textos… vaya, la obra en sí....¡¡se quemó justo antes de mandar a ser publicada durante un bombardeo en el periodo de entreguerras!!

Imaginaros la PUTADA

Después de esto decidió volver a sus estudios en su propia tierra y pasar página. 
Y allí hizo grandes cosas. 


No sé si Frankowski llegó a Abaurrea Alta pero de ser así hubiese tenido para rato… 



                                                                                                                  …. ÑAAAAAAAA!!!


Por suerte un siglo da para mucho y son varios los amigos que han centrado su investigación en estos pueblos, o al menos los han incluido en estudios de diferentes campos y disciplinas. Me encanta, aunque es un poco rollo porque lleva mucho tiempo, citar todos esos trabajos.

        Pues eso, que voy a intentar escribir mi primer artículo científico que enviaré a Polonia y después a la profesora de la UNED que quizás me muerda un ojo porque entre la maquetación y las figuras os puedo asegurar que multiplico la extensión máxima… Pero es lo que hay, y muchas cosas las pasaré muy por encima citando la bibliografía pertinente para ahondar más en esa cuestión.

Odio que se me cruce un elefante cuando voy a sacar la foto... 

Desde que empecé a hacerlo estoy MUY pesada con todo el mundo, porque ya no son vecinos ni amigos, son “informantes”, así que mis temas de conversación se centran en “hablar de cosas viejunas y no tan viejunas de Abaurrea Alta” y ver cómo hilo todo.

Me lo estoy pasando TREMENDAMENTE bien. Es un vicio. Descubrir rincones e historias, fijarte en lo que te rodea a través de los ojos de este señor…

No sé si les servirá para algo en tierras polacas ni si me valdrá para aprobar el curso de la UNED pero me sirve para divertirme estos días e intentar hacerlo bien.

¡Un saludo y hasta el jueves! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario