vista

vista

Páginas

lunes, 29 de mayo de 2017

Stellaria holostea, la flor estrellada


¡Hola! Hoy lunes te traigo una planta que me inquieta desde hace un tiempo… es cierto que a simple vista parece delicada y sus flores blancas llaman la atención en primavera pero le he cogido una manía terrible, porque veo que de un tiempo a aquí se comporta en el término municipal de nuestro pueblo cómo especie invasora.



Hace un par de años apareció de manera tupida en un roquedo y a día de hoy ha colonizado cualquier rincón que le ha sido posible… si te das una vuelta por Abaurrea Alta te reto a que me digas en cuantos jardines la ves y cuanto terreno ocupa.


Lo peor es que ha desplazado significativamente a otras especies que tienen gran valor ecológico (sirviendo de alimento para fauna amenazada) gastronómico o medicinal. Llevaba ya un tiempo buscando cómo identificarla pues cómo ya sabrás “en el arte de la guerra el primer paso es conocer al enemigo”.

Para mi sorpresa he dado con ella y no está catalogada cómo Especie Invasora en Europa porque es procedente de este continente pero me he enterado de que sí es invasora, y de las peores, en Norteamérica dónde se introdujo con fines ornamentales. 


Me refiero a la Stellaria holostea, Planta Estrellada o Izar belar arrunta.

Es una herbácea perteneciente a la familia de las Carófilas que puede llegar a alcanzar el medio metro aunque lo normal es verlas con 15-30 centímetros de altura.

Crece en bosques, taludes, bordes de caminos, setos, muros… por toda Europa, este de Asia y Norte de África y podemos encontrarla desde nivel del mar hasta los 1800 metros de altitud sobre todo en la zona norte de la Península.  

Pertenece a las ruderales, (rudus, en latín ruína) esto es, crece en terrenos humanizados, en dónde la competitividad entre especies se agudiza así que se adaptan a los cambios del medio en el que viven. Son colonizadoras, competidoras y oportunistas.


Su tallo tiene forma cuadrada, es áspero y crece erecto con una cierta vellosidad. Los entrenudos son largos y de los nudos nacen las hojas (también vellosas) de manera opuesta y sin peciolo, el borde es también áspero y tienen forma lanceolada – lineares con su ápice agudo. Estas hojas tienen un nervio central que se marca fuertemente en el envés, las hojas son más pequeñas en su parte inferior que en la superior, midiendo de 2 a 3 centímetros de largo las de abajo y el doble las de arriba.


Florece en primavera, de Abril a Junio. Cumplen su ciclo vital rápido, gastando mucha energía en su reproducción.   

Las flores aparecen en inflorescencias laxas y cimosas, agrupadas de 2 a 10 en su ápice, con las brácteas hermacéas algo más pequeñas que las hojas y pedicelos largos y pelosos tienen 5 sépalos y 5 pétalos el doble de grandes que los sépalos, a simple vista parecen 10, pues están partidos hasta la mitad, tienen una longitud de 1 a 2 cms y gracias a este efecto óptico que provocan sus pétalos partidos reciben el nombre de “Estrellada” ,“Stellaria” o “Izar”. 



Estas flores tienen 3 estilos filiformes coronando el ovario globoso del gineceo y un número de estambres variables en el androceo, puede haber hasta diez o carecer de ellos.

El fruto tiene forma de cápsula, se abre por 6 valvas de las que emergen multitud de semillas milimétricas, comprimidas lateralmente que poseen tubérculos cónicos prominentes, además de las semillas poseen rizomas para multiplicarse lo que explica que las veamos de manera tupida en aquellos lugares en los que ha acabado con los competidores.




Bien, creo que en la descripción se me ha notado la inquina que le tengo… pero estoy pensando que lo mismo tú tienes un jardín de esos pijos en el que quieres ponerla y debería darte unos consejos para que sepas cómo hacerlo. 

De ser este tu caso siémbrala en primavera directamente allá dónde la quieras tener, puedes ponerla bajo árboles o arbustos ya que prefiere la semisombra o la sombra, resiste mejor las heladas que el calor intenso -por desgracia, aquí al tener clima frío también aguanta el pleno sol- si quieres mimarla ponla en una zona húmeda de tu jardín, en dónde el suelo retiene la humedad. Abónala con un aporte anual de materia orgánica en otoño y riégala frecuentemente para que la tierra esté húmeda siempre sin encharcarse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario