vista

vista

Páginas

lunes, 18 de julio de 2016

La Fresa Silvestre

La fresa silvestre, salvaje o Fragaria Vesca es una pequeña planta vivaz de la familia de las Rosaceas, nativa de Eurasia, varios investigadores sitúan su origen en la región de los Alpes. Crece comúnmente en bosques, claros y bordes de caminos prefiriendo suelos húmedos, bien drenados y ricos en nutrientes.
Esta foto la he sacado de aquí
Es perene y puede confundirse con la Fragaria ananassa, cuyas fresas son más grandes y tiene las hojas más redondeadas.

Lo que conocemos como fresa es un falso fruto producido por el engrosamiento del receptáculo floral, de color rojo e intenso es muy aromática y concentra los nutrientes del tallo, que blanquidece y se entrecha durante el proceso, sobre la fresa encontraremos las pequeñas semillas, esto es, los frutos verdaderos llamados aquenios, que miden menos de un milímetro de diámetro.

Su crecimiento depende de las condiciones de luz y temperatura (lo que en botánica se llama planta fotoperiódica), los días largos, de más de doce horas de luz provocan un crecimiento vegetativo excesivo mientras que los días cortos y las bajas temperaturas inducen a la floración.

Las raíces de la fresa silvestre son fibrosas y poco profundas.


La foto está extraída de esta web
La planta es pequeña, de no más de 20 o 30 centímetros de altura, presenta una roseta basal de donde surgen  las hojas trilobuladas (con tres foliolos ovales dentados), de color verde brillante por el haz y pálidos en su envés, con nervafura muy marcada. Estas hojas nacen en peciolos largos y pilosos originados en un rizoma corto, a nivel del suelo, y aunque la planta visible muere en invierno este rizoma seguirá dando plántulas a lo largo de los años, constituyendo la base de crecimiento de la fragaria vesca

En este estolón encontramos tres tipos de yemas, unas originan más tallos que crecen junto al primero,  otras yemas darán origen a los estolones -raíces aéreas que formarán nuevas plantas- y el tercer tipo formarán los racimos florales. Los rallos florales no tienen hojas.

Sus flores son hermafroditas y crecen agrupadas en rácimos, las femeninas son más altas que las masculinas para prevenir la autopolinización, florecen entre abril y junio. Cada planta no presenta más de cinco flores blancas, de cinco pétalos blancos, cinco sépalos y una veintena de estambres con alto contenido en polen.


Bonita fotografía de Fresa Silvestre que podemos ver en esta web
Según numerosos estudios arqueológicos la fresa silvestre ya se consumía durante la prehistoria, los poetas Ovidio, Prinio y Virgilio le dedicaron versos; esta fresa, pequeña y de sabor intenso, era muy apreciada en los banquetes, en el S.XIV se extendió su cultivo por Europa una vez se introdujeron otras variedades procedentes de América en el SVXIII quedó desplazada y en la actualidad crece de manera silvestre por Europa y el norte de Asia.

Usada como planta medicinal, es muy rica en taninos y se utiliza como astringente. La infusión de sus hojas ayuda a combatir la anemia y las afecciones hepáticas y se usaba para tratar la gota. Mezclada con hojas de menta piperina se usaba para lavar la ropa blanca.

Hoja de Fresa por la Wild Garden 
En cuanto a las fresa, es una de las “frutas” de mayor capacidad antioxidate, debido a su alto contenido en antocianinas y a importantes cantidades de ácido elágico (lifenoles) y vitamina C.

Os dejo aquí toda su composición nutricional:

En Abaurrea Alta y todo el valle de Aezkoa es fácil encontrar fresas silvestres, por aquí cerca se me ocurre que abundan en el paseo que rodea el Mendizorroz y la vuelta a San Miguel, ...también crecen de lo lindo en el tramo que, desde la carretera tras cruzar el punte, nos conduce al merendero de Zatoya

No hay comentarios:

Publicar un comentario