sábado, 4 de noviembre de 2017

Aintziondoa - Abaurrea Alta

¡Buenos días! Hoy te sigo contando cómo llegar a todos esos rincones de nuestro municipio con nombre propio cómo ya hiciera con Aginaga.

Hoy toca ir de paseo a Aintziondoa.



Aintziondoa o Ainziondoa con el tiempo ha derivado en Antxondoa, nombre por el cual conocen a este lugar algunos vecinos, es una masa forestal principalmente de hayas de gran atractivo paisajístico y también micológico. Este bosque lo conocen muchos de quienes nos visitan en el pueblo para recoger hongos y, tras comprar su vale de recolección de productos naturales en el Bar Pirineo salen a buscar su preciado tesoro. Algunos de ellos no sabrán cómo se llama el lugar pero lo conocerán mejor que yo seguro, palmo a palmo.

Explicarte cómo llegar sería tan sencillo cómo decirte a la altura de menzidorrotz tiras por altxunbide y llegas enseguida, una vez llegas al Rancho Vidondo subes un poco y ya estás en aintziondoa jajajaja. 
Está bien. 

Si alguien te pregunta por algún setero en Abaurrea Alta te dejo que le digas eso pero sabes que yo te lo voy a explicar mejor para que vayas con seguridad y confianza.



Bueno, cómo siempre parto para explicarte el paseo desde la Iglesia de San Pedro o desde el Ayuntamiento. Andando a paso ligero llegarás en una hora, yo tardé hora y media porque sabes que me paro a sacar fotos, perseguir pararitos y mariposas que aún no sé cómo se llaman y a jugar con los caballos y las vacas a la sincronía (otro día te contaré cómo se juega, es muy divertido y sano para todos los jugadores). 

Por este tipo de cosas tardo hora y media en llegar, de hecho, las fotos están sacadas en dos días diferentes, por eso veréis algún que otro cambio de luz... ¡la primera vez no fuí capaz de llegar por falta de tiempo! 

Al lío… vamos a Cerealdea, ¿dónde está esto? Bueno, Cerealdea es el barrio de la cantera, en el mismo pueblo, el que queda más hacia el oeste. Verás la entrada por la primera curva que hay saliendo del pueblo dirección Aezkoa (Abaurrea Baja, Garayoa, Aribe…) este barrio es precioso. Vamos por la calle, dejamos a mano derecha una gran huerta y llegamos a Alaska (al abrevadero). En el asca comienza el camino de los tufarres del que ya te he hablado varias veces porque abundan los endrinos y es una vía recurrente para llegar al Mendizorroz ahorrándote la carretera. -Si quieres ver fotos de cómo llegar desde la iglesia hasta este monte las tienes en la entrada en la que explico cómo llegar a Aginaga, ya que hasta el cartel comparten recorrido - 

Una vez en la falda de Mendizorroz - Mendizorrotz, verás el merendero con un aparcamiento, si tienes un día vago pero te apetece ir andando puedes aparcar ahí, si tienes un día vago del todo puedes ir en coche hasta aintziondoa pero te perderás muchas de las sensaciones (sonidos, olores, detalles) que nos ofrece este camino.



Además del merendero verás un cartel que pusieron hace poco avisando del acotado de hongos (sin datos de dónde comprar el vale de recolección pero tú ya sabes dónde) y una borda, la “parada de toros pirenaicos” o “borda de JuanCelay”. Entre el cartel y la borda un camino que poco más adelante se bifurca en dos, uno que sube y otro que baja ligeramente con una señal de “camino cortado”.

Vale, este “camino cortado” es altzunbidea. Tenemos que ir por ahí, tipi tapa, tipi tapa, y llegaremos a anchondoa/ainziondoa/antxondoa/aintziondoa si seguimos el que parece el camino principal.



Primero un primer tramo cortito de sol y sombra que proporcionan arbolillos cómo el avellano, una pequeña cuesta que tuerce a la izquierda nos abrirá el telón de una impresionante panorámica de campos y bosques, justo a la subida, a mano derecha tenemos un banquito particular de las vecinas y vecinos que tienen cómo rutina pasear por estos lares, ¡qué lugar tan magnífico para sentarse a compartir historias pasadas e inquietudes actuales!



Has de continuar por el camino, que ahora se abre visualmente a ambos lados  y también al frente con el Pirineo… es un tramo precioso. Si es la primera vez que lo recorres seguro que te sientes cómo una lechuza girando la cabeza de un lado al otro ¡Qué bonita Abaurrea Alta! ¡Qué bonito el Pirineo! ¡Qué bonito el Abodi! ¡Qué bonitos esos campos! ¡Menudo color tiene ese bosque! ¡Qué preciosa es esa borda! ¡Qué vacas tan simpáticas! Es imposible que no lo disfrutes, por ello, cómo te dije, te recomiendo que vayas andando si tienes tiempo.


¡Qué bonitas bordas!

¡Los pirineos están preciosos!
¡Qué bonita Abaurrea Alta con la sierra de Abodi!

¡Qué amplitud de paisaje!

¡Qué bonito el monte Ori!

¡Que vacas tan majas! (Pirenaica y Blonda de Aquitania)

Verás que el asfalto del camino cambia en una bajada hacia la derecha y un pequeño pinar nos saluda al paso, pronto te encontrarás con la primera encrucijada, porque hay algún camino que sale a mano izquierda y algún pequeño sendero a mano derecha… tú tienes que continuar por el tuyo, que te llevará hasta el Rancho Vidondo y Antxondoa.

Campos, que tendrán ganado si hace buen tiempo.


Pronto verás la borda “Rancho Vidondo” de color blanco, me encanta esta borda porque tiene el nombre bien clarito (creo que es la única que he visto por aquí con nombre) y eso de “Rancho” le da un toque indiano… Está escrito con una letra bonita y si fuera poco tiene la fecha de construcción ¡1983! ¡Qué buen año fue aquél!



La dejamos a mano izquierda y seguimos, ya falta menos y vemos nuestro destino de frente, el increíble hayedo.


Pasamos un “portilu” verde con un paso canadiense. 


También de nuevo el letrero de camino cortado (la verdad es que da que pensar: parece que en ved de flechas amarillas o marcas blancas y verdes para llegar hay que seguir los carteles de camino cortado)



Hemos llegado a las puertas del bosque.



Además de hayas, setas, jardines de piedra curiosos, pinos, animalitos y musgo el bosque tiene una fuente natural. Para llegar a ella hay que avanzar siguiendo el cercado que encontraremos a la altura del “portilu” hacia el este, no hay camino a la fuente así que te lo cuento sólo por si te entra sed y te apetece explorar.








No hará falta que te lo diga porque sé que no eres ese tipo de gente... pero por si acaso, acuérdate de llevarte una bolsa de basura en la que recoger los deshechos que generes (y si te apetece los que veas por ahí): choca bastante encontrarse en ese entorno envoltorios de plástico de tabaco, chuches y demás.. En Aintziondoa habitan gatos monteses, corzos, jabalís, ciervos, comadrejas, martas, picapinos… pero desde que se transita por allá para recoger hongos también se ven tigretones, fantasmikos y panteras rosas. Este tipo de bosque no es su hábitat natural y son especies introducidas, si las traes acuérdate de sacarlas luego.




Un saludo y ¡que disfrutes del paseo!  :) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario